Borrar
Gallinas en un establecimiento agroganadero en Ponferrada. Carmen Ramos
Ponferrada prohíbe los gallineros a menos de 500 metros del núcleo urbano

Ponferrada prohíbe los gallineros a menos de 500 metros del núcleo urbano

El Ayuntamiento reconoce que «la mayoría de ellos no están legalizados, porque si piden legalización no se la podríamos dar» al incumplir la normativa que establece el Plan General Ordenación Urbana (PGOU) y el Reglamento de Actividades Molestas

Carmen Ramos

Ponferrada

Miércoles, 3 de abril 2024, 08:23

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los gallineros a menos de 500 metros de los núcleos urbanos están prohibidos en Ponferrada. Así se recoge en la normativa que se contempla en el Plan General de Ordenación Urbana aprobado en el año 2022, si bien ya desde finales de los años 60 del siglo pasado el Reglamento de Actividades Molestas prohibió la instalación de gallineros en los cascos urbanos.

Teniendo en cuenta estos condicionantes, en el municipio de Ponferrada, con una zona rural importante, «la mayoría de ellos no están legalizados porque si piden legalización no se la podríamos dar», explican fuentes municipales, todo ello al no cumplir con la distancia mínima exigida al núcleo urbano. «No es compatible la autorización de una instalación ganadera dentro de lo que es el casco urbano, sea de la ciudad o de los pueblos», remarcan.

Así, desde el punto de vista urbanístico, los gallineros que se ubican dentro del espacio de las viviendas no se pueden legalizar, tal y como se recoge en el apartado de usos de las construcciones en suelo rústico para instalaciones ganaderas del PGOU. «Hay problemas con esto porque los que están metidos dentro de las casas es un uso incompatible con el Plan», subrayan desde el Consistorio.

El Ayuntamiento de la capital berciana, recuerda, en este sentido, la polémica suscitada con la regularización de gallineros con su inscripcion obligatoria en el registro de la Junta por actividades ganaderas, un requisito al que los técnicos del Consistorio condicionan la autorización si procede.

Denuncias de los vecinos

El planeamiento urbanístico exige que para cualquier explotación de autoconsumo haya una distancia bastante amplia del núcleo urbano fijada en medio kilómetro, con lo cual, «lo que es el concepto de corral pegado a la casa no se contempla», apuntan las mismas fuentes. «Cuando eran instalaciones de autoconsumo digamos que se toleraba pero a la hora de obtener una legalización desde el punto de vista urbanístico no podrían estar en casco urbano», aseveran.

Insisten desde el Ayuntamiento que se trata de un problema que «no es nuevo» y que se viene arrastrando desde hace tiempo, a pesar de que el miedo suscitado por los controles a la regularización impuestos en Galicia hayan aumentado las consultas de los propietarios de corrales interesados en legalizar su explotación de autoconsumo.

Así, «los que se pueden legalizar los legalizamos y los que no les decimos que los retiren», apostillan desde el Consistorio de la capital berciana, donde reconoce que es habitual que las denuncias de los propios vecinos por las molestias ocasionadas por olores o ruidos de estas instalaciones las que obligan a ordenar la retirada de gallineros.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios