Borrar
La carretera CL-631 entre Ponferrada y Villablino permanece cortada a la altura de Páramo del Sil como consecuencia del derrumbe de rocas y tierra del talud. César Sánchez
La alcaldesa de Páramo pide que la CL-631 se abra «en condiciones de seguridad»

La alcaldesa de Páramo pide que la CL-631 se abra «en condiciones de seguridad»

Alicia García aplaude el anuncio de la Junta de poner en servicio un carril «en cinco o seis semanas» una vez que se estabilice el talud que se derrumbó sobre la carretera

Carmen Ramos

Páramo del Sil

Jueves, 30 de mayo 2024, 08:10

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Los vecinos de Páramo del Sil aguardan la reapertura de la carretera CL-631 como agua de mayo cuando se cumplen dos semanas del cierre al tráfico del vial. El mismo tiempo que los vecinos llevan sufriendo a diario las consecuencias del derrumbe de rocas y tierra en el kilómetro 33,3 como consecuencia de la lluvia que mantiene cortado al tráfico el vial. Un corte que también afecta a los habitantes de Villablino que lo utilizaban como conexión hacia Ponferrada.

La alcaldesa, Alicia García, aplaude la intención de la Junta de abrir en un plazo de «cinco o seis semanas» al menos un carril de paso alternativo de la calzada de forma provisional, eso sí siempre y cuando se haga garantizando la seguridad de los usuarios.

La medida se comenzará a aplicar una vez saneado el talud, y en tanto no se retire todo el volumen de material que ocupa parcialmente la calzada. Se tratará de un carril regulado con señalización y balizamiento.

De momento, la primera edil de Páramo del Sil espera que la decisión se le comunique de forma oficial al Ayuntamiento después del último contacto mantenido con el jefe del servicio territorial de Fomento de la Junta, Juan Escanciano, el pasado viernes, en el que «tampoco me habló de fechas», aunque reconoce que tuvo conocimiento de ellas a través de la prensa.

La seguridad, lo primero

«Me parece bien, si no puede ser antes, que se haga siempre y cuando se haga en condiciones de seguridad», señaló la primera edil.

De momento, la Junta ha remarcado la necesidad de continuar con las labores de saneo del talud de roca de forma previa a la reapertura al tráfico de la carretera para garantizar la seguridad del tramo y que consiste en la excavación del material suelto e inestable en toda su extensión.

La actividad de saneo del talud y habilitación de carril con tráfico alternativo se estima pueda tener una duración aproximada de cinco o seis semanas.

A continuación, se procederá a la retirada de todo el material desprendido, así como a realizar los trabajos de aseguramiento y sostenimiento del talud mediante una solución que previsiblemente podrá combinar excavación, refuerzo con malla de triple torsión reforzada con cable, anclajes y malla dinámica de contención de desprendimientos, según explicaron desde la Junta.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios