El oso fue visto por un taxista corriendo por las calles del centro de Ponferrada hasta que la policía local lo dirigió hacia el Monte Pajariel. / PMP

La Junta sigue sin pistas del oso que paseó por Ponferrada y achaca su 'visita' a un «comportamiento errático»

Desde la delegación territorial en León entienden que el plantígrado pudo llegar a la ciudad «siguiendo el curso del río» y que una vez en ella «se asustó y volvió sobre sus pasos sin que hasta el momento se sepa dónde está»

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

Ponferrada sigue todavía sorprendida y sin noticias del oso que en la madrugada de este martes se dio un paseo por las calles del centro de la ciudad.

A pesar de que el dispositivo de localización sigue en marcha, una vez que la Policía Municipal dio aviso al Servicio de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y a la Fundación Oso Pardo, de momento no se han dado con ninguna pista que facilite el hallazgo del plantígrado.

El oso de Ponferrada escapó por el río Sil hacia el monte Pajariel después de ser sorprendido en la plaza de Lazúrtegui por los taxistas de la parada situada en la calle Camino de Santiago y grabado por uno de ellos en su recorrido.

«No se le ha encontrado», confirmaron a elbierzonoticias fuentes de la delegación territorial de la Junta en León.

Las mismas fuentes apuntan, además, a un «comportamiento errático» la llegada del animal a la capital berciana, ciudad a la que entienden que pudo acercarse «siguiendo el curso del río» y que una vez en ella «se asustó y volvió sobre sus pasos sin que hasta el momento se sepa dónde está», subrayaron.

El oso fue visto por primera vez a las 3.20 horas de este martes en la zona de la plaza de Lazúrtegui. A continuación, siguió su recorrido por la calle Marcelo Macías, en las inmediaciones del Hotel Aroi, cerca de la plaza Fernando Miranda. De ahí pasó a la avenida del Castillo y después de cruzarla accedió a la calle Reyes Católicos donde atravesó el paso subterráneo de la calle Ortega y Gasset y emprendió su camino hacia la avenida del Ferrocarril donde fue interceptado por una patrulla de la Policía Local.

La pista del animalse perdió en las inmediaciones del río Sil y de momento su paradero sigue siendo una incógnita.