Trabajadores de FCC en Ponferrada, en la festividad del patrón del servicio de limpieza. / Carmen RAmos

Los trabajadores de la limpieza de FCC en Ponferrada ven «cosas raras» en la nueva licitación del contrato

El comité cree que «el pastel hace tiempo que está repartido» y lamenta que el servicio no se esté realizando «adecuadamente» por la falta de personal y la maquinaria «obsoleta»

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

Los trabajadores de FCC adscritos al servicio de recogida de basuras y limpieza viaria de Ponferrada han denunciado la existencia de «cosas raras» en el proceso para la nueva licitación del contrato abierta por el Ayuntamiento.

La plantilla ha vuelto a reiterar su oposición a que la nueva licitación del servicio por parte del Ayuntamiento se realice dividiéndose en dos lotes, uno para el servicio de limpieza y otro para la recogida de basuras, máxime con los problemas que está ocasionando después de que pueda producirse un nuevo recurso toda vez que la Mesa de Contratación haya excluido por unanimidad a Urbaser del proceso de adjudicación de los servicios de recogida de basura y de limpieza viaria y a FCC del de recogida de basura al incumplir uno de los requisitos recogidos en los pliegos, que es el de ajustarse a un determinado tamaño de letra para evitar un número interminable de folios.

Se trata de un nuevo bache en el camino para adjudicar estos servicios, que en la actualidad sigue prestando FCC de forma prorrogada, todo ello a la espera de ver si alguna, las dos o ninguna decide presentar recurso a la decisión de la Mesa de Contratación ante el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de Castilla y León (Tarcyl).

«El Ayuntamiento siempre dijo que había que hacer la división en lotes para que las empresas que pujaran no demandaran y mira donde nos encontramos ahora», indicó el presidente del comité, Javier Gutiérrez. Recuerda que cuando empezó la licitación «había interesadas seis empresas y ahora mismo solo hay un lote en la que está una empresa y en el otro ha quedado desierto porque han tirado a las dos empresas», lamentó. «Nos parece muy raro y que el pastel hace tiempo que está repartido», subrayó. «Veo el camino muy lejos de resolverse», insistió.

Mural dedicado a los compañeros del servicio fallecidos. / Carmen RAmos

Misa en la Basílica de la Encina por la festividad de San Martín de Porres. / Carmen RAmos

Desde el comité aseguran que los servicios «no se están realizando adecuadamente y cuando se realizan lo hacen a medias y muchas veces no se realizan». Una situación que acacan a la falta de personal teniendo en cuenta que en plantilla son ya menos de 70 personas. Denuncian que en este momento existen trabajadores de zonas de barrido que con el anterior contrato «la zona no la daban hecho ni en dos días y a día de hoy hay días que le mandan hacer cuatro zonas, les es imposible, estamos esturados», subrayan. Entienden que ya no se trata solo de un problema de la antigüedad de la maquinaria «que desde luego está obsoleta» sino que « ya no tenemos gente ni para manejar esa maquinaria». Los trabajadores aseguran que una plantilla óptima para poder atender el servicio necesiaría ampliarse hasta completar el centenar de operarios.

Por su parte, el c oncejal de Sostenibilidad Medioambiental, Pedro Fernández, considera que esta situación es fruto de la «situación de provisionalidad que venimos arrastrando desde 2014 y que no nos gusta nada». En este sentido, defendió el deseo del tripartito de «intentar acabar con esta situación cuanto antes» pese a que «todo parace que se tuerce un poco», reconoció. El edil se mostró «preocupado» si bien confía en que «no se retrase mucho para que se resuelva lo antes posible». Confía en que de presentarse recurso al Tarcyl por parte de las licitantes pueda resolverse en el plazo de un mes.

Recuerdo a los compañeros fallecidos

La plantilla, que celebró este jueves la festividad de su patrón, San Martín de Porres, tuvo un recuerdo especial para las familias de los compañeros fallecidos en especial a la de Roberto C., de 52 años, que perdió la vida en el trágico accidente ocurrido cuando realizaba el servicio de recogida a Peñalba de Santiago. Un recuerdo que quisieron poner de manifiesto con un pequeño mural que presidió la celebración de la eucaristía en la Basílica de la Encina.

Los operarios manifestaron su «sorpresa» porque la empresa se haya desvinculado en esta ocasión de las celebraciones «como venía haciendo desde hace 20 años», destacó el presidente del comité, Javier Gutiérrez, que puso en duda el hecho de que la compañía justifique esta decisión en que los servicios médicos de empresa «no lo ven claro» debido a la pandemia. «Cuando al principio de la pandemia hemos estado en primera fila, trabajando día a día, muchas veces sin los medios adecuados porque no los había y de aquella los servicios médicos de la empresa no se pronunciaron al respecto», concluy.