Daños provocados por la explosión provocada en el edificio situado en el número 21 de la calle Alcón de Ponferrada../Carmen rAmos

Daños provocados por la explosión provocada en el edificio situado en el número 21 de la calle Alcón de Ponferrada.. / Carmen rAmos

«El susto que me he llevado se me va a tardar en pasar porque el estruendo fue muy grande»

Los vecinos de la calle Alcón aún no pueden quitarse el miedo del cuerpo después de que la explosión y el posterior incendio en el edificio situado en el número 21 les sobresaltara de madrugada

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

«El susto que me he llevado se me va a tardar en pasar porque el estruendo fue muy grande». Los vecinos de la calle Alcón aún no pueden quitarse el miedo del cuerpo después de que la explosión y el posterior incendio en el edificio situado en el número 21 les sobresaltara de madrugada.

Marisol es una vecina que vive justo enfrente del edificio donde se produjo la explosión. Al oír la deflagración saltó de la cama asustada y pudo ver desde su ventana como el fuego calcinaba la segunda planta del inmueble y la cubierta. «Yo oí una explosión y me levanté, ví aquellas llamas y quedé impactada», señala, contemplando ahora las consecuencias de la explosión desde la calle. «Tengo todavía los nervios por el cuerpo», reconoce, «porque ver aquellas llamas de noche impresiona mucho», resalta.

Su vehículo se libró por lo pelos. También estaba aparcado en la calle, en la acera situada junto al inmueble afectado junto a dos de los que resultaron siniestro total, si bien en un primer momento parece que no reviste daños si bien no podrán retirarlo y hacer uso del mismo hasta que no se periten los daños provocados por el suceso.

Para ella como para el resto de los vecinos «lo más importante es que afortunadamente no hubo víctimas, que es lo principal». Asegura que conocía «de vista» al inquilino que entregó en la Comisaría declarándose autor de la explosión y que llevaba unos cuatro años viviendo en el inmueble.