El alcalde de Ponferrada y la concejala de Hacienda, durante su intervención.

Ramón critica el «cinismo político» de la oposición al intentar llevar a la «quiebra técnica» al Ayuntamiento

El alcalde anuncia que el pleno extraordinario sobre la reforma fiscal solicitado por PP, Cs, USE Bierzo y el edil no adscrito se celebrará el lunes 27 de septiembre

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

El pleno extraordinario sobre la reforma fiscal solicitado por los grupos municipales de la oposición en el Ayuntamiento de Ponferrada se celebrará el próximo día 27 de septiembre, según anunció este viernes el alcalde, Olegario Ramón. El primer edil lamentó la «situación surrealista» planteada por PP, Cs, USE Bierzo y el concejal no adscrito, Manuel de la Fuente, «con ánimo de enredar», teniendo encuenta que «el equipo de gobierno está trabajando en una rebaja fiscal que la oposición conoce desde hace meses y que se va a llevar al próximo pleno».

Ramón criticó el « ejercicio de irresponsabilidad absoluto del PP» cuando «saben que lo que proponen, si se lleva a cabo, llevaría a la quiebra técnica del Ayuntamiento» y, además, «pondría en serio peligro la prestación de servicios esenciales». Lamentó por ello que los 'populares' insistan en sus peticiones «por hacer daño al equipo de gobierno». Entiende que « es muy populista decir que hay que rebajar todos los impuestos» pero tiene claro que «hay que analizar las consecuencias».

Considera también el primer edil que la actitud de Ciudadanos sumada a la de los 'populares' es un «ejemplo de cinismo político y de antibercianismo» dado que «son obedientes e indulgentes ante la Junta, que es la que tiene prestar algunos de los servicios, y, por otro lado, son absolutamente demoledores con su propio Ayuntamiento», remachó.

A juicio de Ramón resulta «sonrojante» y «escandaloso» que USE Bierzo hable de racionalizar el gasto teniendo a sus espaldas un Mundial de Ciclismo «ruinoso», la pérdida de una subvención que hubiera creado 50 empleos durante seis meses «y que tuvo que devolver cuando ya estaba en las arcas municipales» y un contrato de la basura que ha traído consecuencias al Ayuntamiento. Recordó, además, como Samuel Folgueral «se otorgó generosos sueldos» en Sábado Santo y participó en una reunión de la Fundación de Deportes «de la que no era miembro» y en la que intervino «para que le dieran un contrato a una UTE en la cual una de las empresa era de un concejal del Partido Popular».

En el caso del concejal no adscrito, Olegario Ramón, manifestó su tristeza porque el que fuera edil del PSOE, Manuel de la Fuente, «comparta fotos e iniciativas con la derecha más rancia de Ponferrada y del Bierzo».

Por todo ello, el alcalde considera que los cuatro grupos de la oposición «son un auténtico peligro para la ciudadanía».

Reforma fiscal: 600.000 euros menos para el Ayuntamiento

Por su parte, la concejala de Hacienda, Mabel Fernández, defendió la «importante» reforma fiscal en la que el tripartito trabaja desde comienzos de año y de la que ya se ha dado cuenta a la oposición en varias comisiones. La edil acusa a la oposición de «poner palos en las ruedas» al equipo de gobierno «para evitar que se pueda aprobar la reforma fiscal antes del 31 de diciembre», y destacó que de no ser así no podrían aplicar el 90% de bonificación a las terrazas «y tendrían que seguir pagando lo que venían pagando antes del Covid».

En este sentido, se mostró tajante al afirmar que el equipo de gobierno «no va a someter al Ayuntamiento a una pérdida de ingresos que nos llevaría a una quiebra técnica y a que tenga que ser intervenido», teniendo en cuenta que las propuestas que se plantean desde la oposición se elevan a los 8 millones de euros. «El estudio de las propuestas planteadas por la oposición lleva a una cifra de 8 millones de euros que dejarían de ingresar las arcas municipales con medidas ilegales sobre la tasa de la basura y con vuelta sobre los tipos de IBI sabiendo que el plan de ajuste no permite modificar el tipo de IBI hasta el año 2023», señaló.

El tripartito no entiende que la oposición hable de «esquizofrenia fiscal» cuando «la real esquizofrenia es que ellos subieron el tipo de IBI del 0,6 al 0,85, que han gobernado durante 24 años, y ahora dicen que hay que rebajarlo cuando no se puede que estamos en un plan de ajuste». Entienden que esquizofrenia es «proponer algo que saben que es ilegal» y ya «esquizofrenia paranaoide es proponer algo que saben que lesiona patrimonialmente al Ayuntamiento que tendríamos que adoptar un plan de ajuste sin tan siquiera haber salido del primero», subrayó la edil.

Mabel Fernández defendió que con la propuesta del equipo de gobierno, «que se conoce mucho tiempo» , el Ayuntamiento dejará de ingresar cerca de 600.000 euros, principalmente en el Impuesto de Construcciones que pasaría del 2,9 actual al 2%, y no el 3,61 como asegura la oposición, y con el que se dejarían de recaudar unos 150.000 euros, alrededor de 98.000 en el IBI en forma de deducciones «porque es la única forma que permite la ley para que este impuesto sea progresivo», matizó. Destacó, además, el «descenso muy importante» de la tasa de la basura que se traduciría en una rebaja en los recibos entre el 25 y el 40%».

La concejala de Hacienda explicó que el tripartito cubre el actual déficit estructural del Ayuntamiento con las aportaciones de los tributos del Estado e insistió en que en este momento se están cubriendo todos los indicadores de estabillidad presupuestaria. «Los vamos a seguir cubriendo, no nos vamos a salir de ahí porque hay que garantizar unos servicios mínimos», concluyó.