Zona 30 en la avenida del Castillo de Ponferrada. / Carmen Ramos

Ponferrada tramita tan solo una docena de multas en la zona 30 en el primer mes de la entrada en vigor de las sanciones

La Policía Municipal cursa 9 denuncias en la zona 50 entre los 1.711 vehículos que se controlaron en la campaña desarrollada desde el pasado día 15 de septiembre

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

La ciudadanía de Ponferrada está concienciada con la necesidad de reducir la velocidad en sus desplazamientos por la ciudad. Así lo reflejan al menos los datos del balance del primer mes de la entrada en vigor de los controles y sanciones por parte de la Policía Municipal en las calles con límite de velocidad.

En la campaña desarrollada del 15 de septiembre al 15 de octubre los agentes locales controlaron un total de 1.711 vehículos y tramitaron 21 denuncias contra otros tantos conductores por exceso de velocidad en las vías limitadas a 30 y a 50 kilómetros por hora. En concreto, se cursaron una docena de sanciones en las calles con límite a 30 km/h y tan solo 9 en las que está obligado circular a 50 km/h.

«Yo estoy muy satisfecho con la respuesta de los ciudadanos porque el número de denuncias es nimio», señaló el concejal de Tráfico, José Antonio Cartón. Unas cifras que, a su juicio, ponen de manifiesto que « los ciudadanos se están adaptando bien a la nueva situación», resaltó.

Cartón destacó, además, que la entrada en vigor de los controles y sanciones en las calle de la zona 30 y zona 50 no han provocado en ningún caso la ralentización del tráfico en la ciudad ni tampoco «hechos que sean discordantes con la medida». En este sentido, puso de relieve la conveniencia de adaptarse «a una ley europea que es necesaria para una mejor convivencia de todos, para velar por el medioambiente y por la seguridad de nuestra ciudad», indicó.

Ningún atropello importante

En cuanto a los atropellos, a lo largo del último mes no se ha producido ninguno importante, reconoce el edil, más allá de «alguna pequeña incidencia». « Sí que han bajado en nuestra ciudad los atropellos», subrayó. En este sentido, destacó también los efectos positivos que están teniendo tenido los pasos elevados instalados en los puntos negros de la ciudad como las avenidas del Castillo, del Canal en el barrio de Compostilla y en la avenida de Astorga en la zona del Campus, a lo que se une también el refuerzo de la iluminación en los pasos de peatones. «Que vayamos a una velocidad reducida también incide, por lo tanto, la suma de muchos factores nos están dando unos resultados que esperemos que sigan así», aseveró el concejal de Trafico.

Desde el Ayuntamiento haninsistido de nuevo en que el fin último de la limitación de velocidad a 30 kilómetros por hora en algunas calles de la ciudad no es en ningún caso el de sancionar a los conductores. «Para nada buscamos sancionar sino que buscamos la seguridad», concluyó Cartón.