El alcalde y el hermano de Pablo Voces, durante el homenaje./

El alcalde y el hermano de Pablo Voces, durante el homenaje.

Ponferrada rinde un homenaje «más que merecido» al que fuera director de la Escuela Taller

El alcalde descubre una placa de reconocimiento a Pablo Voces en las instalaciones que dirigió durante una década

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

Ponferrada rindió este jueves un caluroso y emotivo homenaje al que fuera director de la Escuela Taller, Pablo Voces, fallecido en 2020 con el descubrimiento de una placa con su nombre en las instalaciones que dirigió durante una década. El alcalde, Olegario Ramón, miembros de la Corporación y personal municipal se sumaron a un reconocimiento «más que merecido» a una persona que «en toda su trayectoria vital no ha dejado indiferente a nadie», indicó.

Ramón destacó «su extraordinaria formación, su vocación intelectual y humanista» que le llevó a convertir una fábrica de curtidos en un espacio para la formación de los jóvenes y también al frente del Instituto Municipal de Formación y Empleo (Imfe) «creando proyectos que han dado la oportunidad de trabajo a chicos y chicas que no la iban a tener», subrayó.

Asimismo, el primer edil puso en valor la discrección y otras virtudes de Pablo Voces como su afición por la lectura, la escritura o la escultura que dejó su impronta en varias obras que se reparten por la ciudad como es el caso de los apeos de la glicinia del Museo de la Radio o el monumento en la senda de Bas. No olvidó tampoco su afición por el teatro que le llevó a formar parte de la compañía Conde Gatón o su pasión por el deporte con la práctica del atletismo.

«Un ponferradino de La Barosa», recordó el regidor, «de conversación agradable e intelectualmente muy preparado», que ha supuesto «una pérdida importante» para la ciudad, concluyó.