Junta, ULE y Ayuntamiento reformarán la Escuela Hogar de Ponferrada para crear una residencia universitaria de entre 65 y 120 plazas

El consejero de Educación, Fernando Rey (I), junto a la alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, y el rector de la Universidad de León (ULE), Juan Francisco García Marín (D), durante la firma del convenio./CÉSAR SÁNCHEZ
El consejero de Educación, Fernando Rey (I), junto a la alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, y el rector de la Universidad de León (ULE), Juan Francisco García Marín (D), durante la firma del convenio. / CÉSAR SÁNCHEZ

Los 16 internos se trasladarán al colegio de La Puebla, que se convertirá en un centro de innovación educativa

D. ÁLVAREZPonferrada

El consejero de Educación, Fernando Rey, la alcaldesa de Ponferrada, Gloria Fernández Merayo, y el rector de la Universidad de León (ULE), Juan Francisco García Marín, firmaron hoy el acuerdo mediante el que las tres instituciones se comprometen a crear en la capital berciana una residencia para estudiantes universitarios en el plazo de dos años. El proyecto cuenta con un presupuesto de 1,5 millones de euros para reformar las instalaciones de la actual Escuela Hogar, en la avenida del Reino de León. Ello implicará el traslado de los 16 alumnos al colegio Luis del Olmo, en el barrio de La Puebla, que pasará a convertirse en un centro de innovación educativa.

Se trata, explicó Rey, de una «operación compleja» que ha sido posible gracias a la «sintonía entre las tres instituciones». Con la creación de este equipamiento, cuyas obras tienen un plazo de dos años, el consejero destacó el «crecimiento y madurez» de un «Campus consolidado» como el de Ponferrada y confió en que la residencia ejerza como «foco de agitación cultural» de la ciudad.

Igualmente, valoró el «efecto colateral positivo» que se producirá con la conversión del colegio Luis del Olmo en un centro rural de innovación educativa (Crie), un proyecto para el que la Consejería destinará otros dos millones de euros. El centro, que actualmente sólo tiene a nueve alumnos inscritos, todos ellos de etnia gitana, evitará así las amenazas de cierre que pendían sobre su futuro y pasará a recibir a alumnos de toda la Comunidad que desarrollarán dinámicas similares a las de una universidad de verano.

Con esta operación, Rey consideró que «se cierra una deuda con la ciudad y con el centro», gracias a un proyecto que permitirá «dar vida al colegio». «Me saco una espina», reconoció el consejero, que explicó que el nuevo Crie también se encargará de recibir a los 16 estudiantes de la Escuela Hogar, un internado para estudiantes con dificultades socioeconómicas.

Por su parte, la alcaldesa destacó el de hoy como «un día histórico para Ponferrada y su Campus», que dispondrá de residencia tras más de 20 años de actividad educativa. Fernández Merayo agradeció a los representantes de la Junta y de la ULE su empeño para sacar adelante este proyecto y remarcó que el nuevo equipamiento será un «revulsivo» para aumentar el número de alumnos interesados en cursar sus estudios en Ponferrada.

Tras la cesión del edificio de la Escuela Hogar por un plazo de 50 años, la ULE dispondrá de dos años para llevar a cabo la reforma del espacio, de más de 1.000 metros cuadrados de superficie construida, con la previsión de ofrecer entre 65 y 120 plazas. La construcción de un salón de actos para la comunidad universitaria será la obra más grande, dado el «buen estado de conservación» del edificio y la existencia de zonas de recreo y aparcamiento en el entrono, explicó el rector de la ULE.

En la misma línea, García Marín recordó que el 90 por ciento de los estudiantes del Campus de Ponferrada no residen en la ciudad y tres de cada cuatro llegan desde fuera de la provincia de León, por lo que la creación de una residencia era una demanda importante, especialmente para los alumnos de los primeros cursos. El rector prefirió referirse al equipamiento como «colegio mayor», ya que la previsión de la ULE pasa por utilizar el espacio para diversas actividades científicas y culturales.

De la misma manera, García Marín apostó por aprovechar el largo periodo vacacional en las instalaciones para llevar a cabo cursos de verano o residencias para el profesorado, ligados a la presencia del Camino de Santiago. Tras la firma del preacuerdo entre las tres instituciones, el proyecto deberá someterse, por un lado, al pleno del Ayuntamiento de la capital del Bierzo, y por otro, al Consejo de Gobierno de la ULE, que deberán dar sus sendos vistos buenos.

Grado de Podología

Durante su turno de intervenciones, Rey se refirió al Grado de Podología que la ULE prevé implantar en Ponferrada como la «siguiente buena noticia» que espera al Campus de la capital del Bierzo. Preguntado por los plazos para la puesta en marcha de la nueva titulación, el consejero atribuyó el retraso al trámite de aprobación por parte de la Agencia para la Calidad del Sistema Universitario de Castilla y León (Acsucyl).

Al respecto, García Marín reclamó una «mayor agilidad» a la hora de resolver estos trámites burocráticos y reconoció que los retrasos en la tramitación del proyecto «compromenten la implantación del Grado en Ponferrada de cara al próximo curso».

Comienzo del Ramadán

Por otro lado, el consejero de Educación aprovechó el inicio del Ramadán, el mes que los musulmanes dedican al ayuno, para destacar que, según un informe interno encargado por los servicios educativos, la comunidad de alumnos musulmanes no está aquejada de ningún problema específico. En el mismo sentido, Rey valoró la presencia de comida 'halal' para atender la diversidad en los menús escolares o la implantación, por primera vez en Castilla y León, de clases de religión islámica en centros educativos de provincias como Soria o Segovia.