Ismael Álvarez, en una imagen de archivo./César Sánchez

Ismael Álvarez, en una imagen de archivo. / César Sánchez

Ismael Álvarez, condenado por acoso sexual a Nevenka Fernández: «Esto es un negocio económico para alguien y nada más»

El que fuera alcalde de Ponferrada afirma, tras conocer el estreno de la miniserie 'Nevenka' en una plataforma digital, que «podría decir tantísimas cosas... Pero no voy a entrar en ello» | «Las cosas siempre se hacen por dinero, si no hay dinero de por medio no se mueve nadie, entonces aquí está muy claro», asegura a leonoticias y elbierzonoticias

Esther Jiménez
ESTHER JIMÉNEZ

«Esto es un negocio económico para alguien y nada más». Con estas palabras Ismael Álvarez, ex alcalde de Ponferrada, se refirió a la próxima emisión de una serie documental de tres capítulos en la plataforma Netflix sobre el caso que lo condenó por acoso sexual a su entonces edil de Hacienda, Nevenka Fernández, hace ya 20 años y que tiene gran relevancia pública, puesto que Fernández, durante este tiempo, nunca ha ofrecido ninguna entrevista ni declaraciones al respecto.

Es por eso que, tras 20 años de silencio, Ismael Álvarez entiende que «las cosas siempre se hacen por dinero, si no hay dinero de por medio no se mueve nadie, entonces aquí está muy claro».

El ex regidor ponferradino aseguró a elbierzonoticias que, sobre este caso, « podría decir tantísimas cosas pero no voy a entrar, para qué, yo tengo mi vida seriamente, tengo a mi familia que nos queremos mucho, tengo trabajo, también tengo muchos problemas», señaló haciendo referencia a sus negocios hoteleros, «que estamos sufriendo como todo el mundo» debido a las restricciones causadas por la pandemia del COVID-19.

« Bastante tengo con eso, esto otro son dibujos animados que no me interesan», sentenció Álvarez.

Más de una década dedicada a la política

Ismael Álvarez entró a la Alcaldía de Ponferrada el 23 de julio de 1995 tras ganar el Partido Popular las elecciones, obteniendo 12 concejales -son necesarios 13 para obtener mayoría absoluta-, aunque gracias a tres tránsfugas del PSOE no fue necesario ningún pacto con otras formaciones para gobernar. Pero no era nuevo en esto de la política, ya que había sido concejal desde 1991 y, además, compaginó su cargo de regidor con otros en el Senado (1993-1996) y en las Cortes de Castilla y León (1999-2002).

Fue en las elecciones municipales de 1999 cuando Nevenka Fernández fue en las listas del PP como número 3. En ese momento el PP consiguió mayoría absoluta (16 concejales), muy por encima de los 8 obtenidos por la candidata socialista, Charo Velasco, que posteriormente se convertiría en uno de los únicos apoyos de Fernández en el Ayuntamiento tras sufrir el acoso.

Nevenka Fernández fue nombrada concejala de Hacienda y Comercio y también teniente de alcalde, tenía una dedicación exclusiva y una relación «fluida» con sus compañeros de grupo y también con el propio alcalde, y que incluso llegó a ser de «amistad», como ella misma relató en una rueda de prensa cuando decidió hacer público su caso.

Ismael Álvarez y Nevenka Fernández, en una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Ponferrada. / Ana F.Barredo/EFE

Con una diferencia de edad de 23 años, la relación pasó a más tras varios meses de «sutil insistencia» por parte del entonces regidor. Pero en el año 2000 llegó a su fin y fue cuando entonces para esta joven comenzó su «infierno». «Mi negativa provocó su acoso», aseguró Nevenka en el 2001, quien denunció una «actitud de presión» hacia ella y «desprecio absoluto hacia mi trabajo y mi persona». Un acoso que la llevó a «tratamiento psiquiátrico».

Fernández presentó una denuncia ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, ya que en ese momento Ismael Álvarez era aforado por ser procurador.

La versión del ex alcalde

« Es falso, no es verdad en absoluto», aseguró en su momento Álvarez, quien añadió que «en ningún momento ni en ningún lugar» hubo acoso sexual contra la concejala. En ese sentido, el que fuera alcalde de la capital berciana aseguró que «cuando se quiere hacer daño a alguien que tiene un cargo como el mío, es muy fácil, y si esa era su pretensión, lo ha conseguido».

Con ello, Ismael Álvarez confiaba en una sentencia absolutoria, que finalmente no llegó.

Rechazo de la sociedad

Por si no fuera poco sufrir acoso en tu puesto de trabajo y que tus propios compañeros de grupo te den la espalda, Nevenka Fernández tuvo que sufrir también el lichamiento público de una gran parte de la sociedad ponferradina que por aquel entonces la culpó a ella. Y es que, incluso, Ismael Álvarez llegó a enviar una carta a los por entonces 64.000 vecinos de la capital berciana explicando su versión de los hechos. Y es que en ese momento, el primer edil contaba con una muy buena aceptación entre los ciudadanos por el desarrollo que había traído a la ciudad.

Además, en junio de 2002 unas 3.000 personas acudieron a una concentración de apoyo al regidor que contó con la presencia de varios concejales del PP. En la plaza Fernando Miranda se congraron vecinos con pancartas de apoyo al regidor, en las que se podía leer «Una gestión digna, una salida digna. Gracias Ismael» o «Ismael, eres el mejor, el pueblo de Dehesas apoya tu gestión». Una concentración a la que mostraron su rechazo colectivos sociales, asociaciones de mujeres y de padres de alumnos, los grupos de la oposición y muchos vecinos que sí la creyeron.

Concentración de apoyo a Ismael Álvarez / José Miguel Sánchez/ICAL

Entre ellos, Charo Velasco, rival política y portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, con la que Nevenka Fernández habló antes de hacer público su caso para que, según explica El País, no sacara rédito político de la situación. Algo a lo que Velasco, que también aparecerá en la serie documental de Netflix, accedió y trasladó también a sus compañeros de grupo.

Condena y dimisión

Ismael Álvarez fue finalmente condenado por acoso sexual el 30 de mayo de 2002. Tras la sentencia, dimitió de todos sus cargos, aunque siempre defendiendo su inocencia e incluso asegurando ser víctima de un «linchamiento político». Por el contrario, la oposición y familiares de la ex edil acogieron con satisfacción el resultado del juicio, aunque consideraron insuficiente la pena, una multa de nueves meses por un total de 6.480 euros y una indemnización de 12.000 euros.

El Tribunal Supremo rechazó un año más tarde el recurso de casación presentado por Álvarez, pero rebajó la multa a 2.160 euros al considerar que no hubo abuso de autoridad.

Momento de la dimisión de Ismael Álvarez. / José Miguel Sánchez/ICal

Vuelta a la vida política en 2011

Tras muchos años a la sombra y dedicándose a sus negocios hosteleros, Ismael Álvarez decidió volver a la vida política municipal. Creó Independientes Agrupados de Ponferrada (IAP), formación con la que se presentó a las elecciones de 2011 y con la que consiguió una importante representación con cinco concejales.

En 2013 pactó con el PSOE para presentar una moción de censura contra el alcalde Carlos López Riesco, aquel que lo sustituyó cuando dimitió tras ser condenado, llevando al socialista Samuel Folgueral a ocupar el sillón de Alcaldía. Este asunto también generó mucha polémica a nivel nacional, ya que desde Ferraz les reprocharon que pactaran con un condenado por acoso sexual para llegar al poder.

Tras aprobarse la moción, Álvarez dimitió como concejal -así lo habían pactado- y se volvió a retirar de la política. Una decisión que mantiene a día de hoy.

Pacto con el PSOE para presentar una moción de censura / César Sánchez/ICal