Lorena González, responsable de Igualdad, y el alcalde, Olegario Ramón. / Carmen Ramos

El Gobierno de Ponferrada asegura que la redacción del Plan de Igualdad concluirá «en breve»

El tripartito critica el «burdo y oportunista» intento del portavoz del PP de erigirse en «defensor y salvaguarda» de los derechos de las trabajadoras de Servicios Sociales cuando el actual gobierno es «el único que ha atendido las reivindicaciones» de este colectivo

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

Después de que el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Ponferrada, Marco Morala, diera a conocer que una veintena de trabajadoras de Servicios Sociales habían presentado una denuncia contra el Consistorio ante la Inspección de Trabajo por incumplir su obligación de elaborar un Plan de Igualdad, el equipo de Gobierno aseguró que la redacción del mismo «está muy avanzada y concluirá en breve», al igual que la Relación de Puestos de Trabajo (RPT).

En ese sentido, el tripartito recordó que ambos documentos deberían haber estado redactados y en vigor desde hace muchos años. En concreto, el Plan de Igualdad desde el 2007, que fue cuando se estableció como obligación para las administraciones públicas con más de 250 trabajadores. Es por ello que tanto el alcalde, Olegario Ramón, como los concejales de Igualdad, Lorena González, y de Personal, José Antonio Cartón, «se comprometieron personalmente con estas trabajadoras y trabajadores a dar la máxima prioridad a la elaboración de dicho plan, que debería llevar 14 años en vigor».

Los responsables municipales explicaron que la RPT dará estructura al área de Servicios Sociales, dotándola de un jefe de servicio y tres coordinaciones «que, sin duda, ayudarán a equilibrar la ingente carga de trabajo que, durante años, han soportado sobre sus espaldas los y las trabajadoras». También contempla una subida de nivel para las trabajadoras sociales, «un mayor reconocimiento de sus puestos de trabajo en función de sus responsabilidades, que se traducirá tanto en una subida de su salario base como del complemento específico».

Por otro lado, en cuanto a la falta de espacio de la Concejalía, aseguraron que por el momento están acondicionando tres despachos en el Centro Cívico de Flores del Sil y están pendientes de poder reubicar estas dependencias en el edificio de Ciuden en el barrio de Compostilla, «a las que próximamente el Ayuntamiento de Ponferrada trasladará algunos de sus servicios, precisamente para mejorar el trabajo de los funcionarios y trabajadoras y trabajadores públicos y para ofrecer una mejor atención a las ponferradinas y los ponferradinos».

Otra de las reivindicaciones del colectivo era la referente a medios personales, a los que el Consistorio, realizando «un gran esfuerzo», ha destinado dos auxiliares administrativas y se ha implantado un sistema de cobertura inmediata de las bajas a través de la creación de bolsas de empleo. A su vez, está desarrollando en la actualidad un proceso de selección de tres trabajadoras sociales para un periodo de tres años y se consignará en los próximos presupuestos la figura de la agente de igualdad que velará por que las políticas públicas que emanen del Ayuntamiento cuenten con perspectiva de género.

«Ataques y actuaciones injustos»

Por todo ello, el equipo de Gobierno considera « del todo inadecuado» que sea el PP el que pretenda establecerse como «abanderados de la defensa de los derechos de los trabajadores públicos», teniendo en cuenta que es el partido que «encarna el negacionismo de la desigualdad entre hombres y mujeres, siendo quienes niegan constantemente la brecha de género en nuestro país y teniendo en cuenta que no desperdician la ocasión de exigir un recorte de ingresos municipales que se traduciría en menos inversiones para Ponferrada y peores condiciones laborales para colectivos como el de las trabajadoras sociales a quienes dicen defender, pero a las que han mantenido en unas condiciones denigrantes todos estos años».

En todo caso, el tripartito asegura que seguirá trabajando para mejorar las condiciones laborales del personal, aunque ha calificado de «tremendamente injustos» este tipo de «ataques y actuaciones que, no obstante, respetamos, pero que vienen a enturbiar un trabajo serio y trasparente y hace difícilmente entendible atacar de este modo al único equipo de gobierno que está solucionando un problema enquistado».