Borrar
Glicinia centenaria de Ponferrada, situada en el Museo de la Radio, comienza a florecer tímidamente. E.Jiménez
La glicinia centenaria de Ponferrada: un espectáculo floral que empieza a emerger

La glicinia centenaria de Ponferrada: un espectáculo floral que empieza a emerger

La atractiva y exótica planta trepadora de la Casa de los Escudos se ha convertido con el paso de los años en todo un reclamo turístico de la ciudad por su belleza durante la floración

Esther Jiménez

Ponferrada

Martes, 2 de abril 2024, 08:16

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«La belleza exhuberante de una dama elegante». Así definió Fernando Fueyo, pintor de cámara de los árboles tristemente fallecido, a la glicinia centenaria de Ponferrada, uno de los principales reclamos turísticos de la primavera en la capital berciana, cuando en el año 2021 presentó el cuadro que le dedicó.

En estos días, esta atractiva y exótica planta trepadora está comenzando a florecer tímidamente y ya se pueden apreciar las primeras flores de color violáceo que adornan los muros de la Casa de los Escudos -Museo de la Radio-, en pleno casco histórico de la ciudad. Cuando se produzca su llamativa y explosiva floración primaveral será todo un espectáculo para los sentidos.

Durante más de un siglo ha presidido la calle Gil y Carrasco, pero la glicinia estuvo a punto de desaparecer. Ahí fue cuando entró en escena el «médico» de esta planta, el botánico Bernabé Moya, que explica que precisamente vino al Bierzo en el año 2000 o 2001 «porque iba a ser cortada».

Glicinia en Ponferrada. E.Jiménez
Imagen principal - Glicinia en Ponferrada.
Imagen secundaria 1 - Glicinia en Ponferrada.
Imagen secundaria 2 - Glicinia en Ponferrada.

De hecho, en ese entonces estaba además «muy enferma». Pero tras un informe en el que señalaba que era una glicinia de las más importantes de España y 20 años de cuidados, se consiguió restaurarla.

Todo ello, según Moya, gracias al esfuerzo de «todos los políticos que han pasado por el Ayuntamiento de Ponferrada desde entonces para ponerla en valor». Por ello, «hoy sigue siendo uno de los monumentos más fotografiados y visitados de toda la ciudad».

El estado de la glicinia en la actualidad sigue siendo «débil», según explica Bernabé Moya, aunque «hemos demostrado que con mucho cariño, que con mucha atención, puede ofrecernos un espectáculo maravilloso». En ese sentido, destaca el «interés, la dedicación, el amor» por un árbol, que se ha convertido en una de las mejores cartas de «presentación al mundo» de Ponferrada.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios