Borrar

El exabogado de Raquel Díaz remarca que nunca se ha ocultado información y que ha sido él quien renuncia a la defensa

«Además, en todo momento, mi actuación como letrado de la acusación en el procedimiento se ha coordinado con la otra acusación particular personada en nombre de su hija, siempre bajo los criterios de profesionalidad y de exquisito respeto de los derechos de la propia víctima y su situación vulnerable», asegura en un comunicado

Leonoticias

León

Martes, 11 de abril 2023

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El letrado Pablo Bello, que hasta la fecha ha venido ejerciendo la representación legal de Raquel Díaz, ha remarcado este martes que fue él quien ha renunciado a la defensa de la expareja de Pedro Muñoz, y no al contrario como apunta en una entrevista.

Así asegura que fue el pasado cuatro de abril cuando «procedí a presentar ante la Audiencia Provincial de León mi renuncia a continuar con la defensa de Raquel Díaz, mediando diferencias con la cliente sobre la forma de llevar su defensa y latiendo en el fondo diferencias en la forma de enfocar la «exposición mediática» del asunto, estando el mismo pendiente de enjuiciamiento, con todo lo que ello conlleva».

«En el mismo escrito por el cual procedí a renunciar a continuar llevando la defensa de Raquel he concedido la «venia» a otro letrado de Ferrol que ella ha designado para continuar con la defensa de sus intereses en el procedimiento, al cual deseo todo el éxito del mundo para que continúe con el trabajo encomendado», asegura.

Marcha del procedimiento

Advierte además que «no es cierto conforme deja entrever el citado artículo, que se haya ocultado a Raquel ninguna información sobre la marcha del procedimiento, habiéndosele informado puntualmente de las novedades que se iban produciendo durante la instrucción de la causa, en la forma que iba permitiendo en cada momento la evolución de su estado de salud. Siempre con extremado cuidado y en contacto con su familia y entorno».

«Además, en todo momento, mi actuación como letrado de la acusación en el procedimiento se ha coordinado con la otra acusación particular personada en nombre de su hija, siempre bajo los criterios de profesionalidad y de exquisito respeto de los derechos de la propia víctima y su situación vulnerable. Quiero reivindicar también la minuciosa instrucción que se ha llevado a cabo desde el Juzgado de Ponferrada, con intervención de la Fiscalía y las acusaciones que hemos estado personadas, no compartiendo las críticas que se vierten en el artículo», añade.

Igualmente asegura que fue Raquel Díaz quien «ejerció su derecho a designarme como letrado en la causa a efectos de ejercer la acusación particular, designación que acepté en su día encantado, con un único requisito: que fuera «pro bono», es decir sin recibir ningún tipo de remuneración a cambio».

Dentro de lo habitual

«Ello en atención a la relación de amistad que me unía con la misma, al hecho de ser compañeros durante muchos años en la Junta Directiva de la Delegación de Ponferrada del Colegio de Abogados y desde mi compromiso personal en la lucha contra la violencia de género. Durante todo este tiempo he ejercido la acusación con total libertad, al igual que en todos los asuntos en que intervengo como letrado, sin sentirme presionado en modo alguno, a pesar de la trascendencia mediática que pudiera tener el asunto», señala.

«El artículo hace mención a cuestiones que me han sorprendido como que la copia de las actuaciones facilitada por el Juzgado en formato digital tenía algunas «carpetas encriptadas y otras ocultas» y que ello era raro o extraño. Aclararé para aquel que desconozca la cuestión que siempre que se facilita por el Juzgado una copia de un expediente digital, se hace con algún tipo de clave de seguridad que prevenga el que terceras personas pudieran acceder de forma inconsentida o accidental a los archivos digitales que componen el expediente judicial. La clave se facilita al Procurador de la parte a la entrega de la copia del expediente digital. En el presente caso no se ha observado actuación alguna que no sea la habitual, ni ha habido impedimento alguno para el acceso al expediente digital».

Polémicas estériles

Para finalizar advierte que no presente «entrar en polémicas estériles, sino simplemente que se respete mi actuación profesional en el procedimiento, no deseando tener protagonismo alguno «mediático», pero no queriendo dejar pasar afirmaciones o insinuaciones que considero que no se corresponden con la realidad. Me sabe especialmente mal haber tenido que entrar a contestar el citado artículo cuando lo esencial es o debería ser que se concluya el procedimiento judicial con plenas garantías y con respeto absoluto de los derechos de la víctima, sin otro tipo de distracciones».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios