Los daños de la explosión no obligarán a derruir el edificio situado en el número 21 de la calle Alcón de Ponferrada. / Carmen Ramos

El edificio afectado por la explosión en Ponferrada no será derribado y el autor confeso entra en prisión

La Policía Municipal reabre al tráfico la calle Alcón tras los trabajos de retirada de escombros y cascotes llevados a cabo por los Bomberos de la capital berciana

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 6 de Ponferrada ha ordenado el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza del hombre de 36 años detenido tras declararse autor en la Comisaría de la Policía Nacional de Ponferrada de la explosión que provocó de forma intencionada en la madrugada de este jueves en el edificio que ocupaba en el número 21 de la calle Alcón de Ponferrada y que causó daños en dos plantas del inmueble y en cuatro vehículos que se encontraban aparcados junto al inmueble, según ha confirmado la Subdelegación del Gobierno.

El sospechoso, que en su comparecencia este viernes ante la jueza instructora se ha acogido a su derecho a no declarar, queda investigado en una causa abierta por delitos de amenazas y daño por uso de explosivo.

El varón, que iba a ser desahucidado de la vivienda que ocupaba en la segunda planta del inmueble, reconoció en sus primeras palabras ante los agentes que quería causar algún daño por el inminente desahucio de la vivienda que ocupaba en la segunda planta del inmueble como inquilino pero que la cosa finalmente «se me fue de las manos».

Los daños ocasionados por la deflagración no obligarán finalmente a derruir los restos del edificio en el que la deflagración causada por un inquilino al que iban a desahuciar hizo 'desaparecer' el tejado y la segunda planta en la que residía.

«La estabilidad estructural del edificio es buena», confirmó el jefe de los Bomberos de la capital berciana, Olivier Bao. Unas palabras que vienen a refrendar las avanzadas por el concejal de Seguridad José Antonio Cartón en el lugar del suceso después de los trabajos de supervisión de la estructura del inmueble que llevaron a cabo los técnicos municipales.

Por su parte, la calle Alcón, en la que se sitúa el inmueble, ya se abrió al tráfico de vehículos a las 20.00 horas de la tarde de este jueves una vez que los efectivos de los Bomberos finalizaron los trabajos de retirada de los cascotes y escombros que dejó tras de sí la explosión y que se repartieron por la acera y los vehículos que en ella se encontraban estacionados. «Se colocó un contenedor y se retiraron todos los escombros de la vía pública para llevarlos al reciclaje de materiales de construcción», explicó Bao. «Ya está transitable desde ayer por la tarde que la limpiaron los Bomberos», subrayó Cartón.

Abre al tráfico la calle Alcón de Ponferrada tras la retirad de escombros de la explosiób.

Galería. Abre al tráfico la calle Alcón de Ponferrada tras la retirad de escombros de la explosiób. / Carmen RAmos

No obstante, la Policía Municipal mantiene acordonada parte de la acera situada junto al inmueble número 21 afectado por la explosión en el que el grupo de especialistas de la Policía Judicial de la Policía Nacional continúa las labores de investigación para esclarecer las causas de la deflagración de la se autoinculpó en la Comisaría de la Policía Nacional de la capital berciana el hombre de 36 años que residía en la segunda planta del edificio ante su inminente desahucio.

La calle Alcón amaneció este viernes más tranquila aunque todavía podían contemplarse los restos de la explosión tanto en el inmueble como en los coches afectados que resultaron siniestro total y que todavía no han podido ser retirados hasta finalizar la investigaciones. Eran muchos los curiosos que se acercaban a la zona y para contemplar la consecuencias de un suceso que ayer puso en jaque a la ciudad y que un día después sigue circulando de boca en boca entre los ponferradinos. Precisamente algunos de ellos se apostaban ante el edificio para contemplar atónitos las consecuencias del desastre que más allá de los importantes daños materiales afortunadamente no causó ninguna víctima.

Temas

Sucesos