Samuel Folgueral y Cristina López, concejales de USE Bierzo en Ponferrada.

USE Bierzo asegura que Ponferrada está pagando «más que nunca para estar peor que nunca»

Folgueral critica la labor del actual equipo de Gobierno, basada en «caprichos, amiguismos y chiringuitos a medida», y ensalza el trabajo realizado durante los dos años y tres meses que ostentó la Alcaldía

Esther Jiménez
ESTHER JIMÉNEZ

El portavoz de USE Bierzo, Samuel Folgueral, realizó este lunes un balance de los dos años y tres meses del actual equipo de Gobierno al frente del Ayuntamiento de Ponferrada, el mismo tiempo que estuvo el bipartito en la Alcaldía del segundo municipio de la provincia y en el que, según Folgueral, «pudimos demostrar con trabajo y sin revanchismo que se pueden iniciar transformaciones en un municipio».

El que fuera regidor, destacó que e n 2015 dejaron una Ponferrada «limpia», con un estado de conservación «óptimo», mientras que en la actualidad «tenemos una ciudad más sucia que nunca», con un contrato puente «hiperrentable para la adjudicataria y si acaso más engorde de la plantilla con puestos en precario para continuar con esa política de personal de años 50 del siglo pasado que es el que están llevando adelante».

Folgueral también criticó el plan de movilidad de la ciudad, con una política de velocidad 30 «que va y viene» y que se traduce en «multas, con proleferación de badenes y pasos elevados ilegales en su mayor parte». «No hay quien circule por Ponferrada», indicó, a la vez que aseguró que en 2015 Ponferrada era «tranquila, segura y se podía circular con normalidad».

Para Folgueral, en el año 2015 « los servicios se prestaban con un coste inferior al que se están prestando ahora» y puso de relieve el trabajo realizado para detraer más de 7 millones de euros de otras administraciones para realizar mejoras en el municipio, «gracias a la infinidad de viajes realizados y gracias a la educación que ahora se ha convertido en arrogancia y victimismo». A su vez, acusó al actual gobierno municipal de «vaciar de contenido» el Consejo de la Mujer y de «desmembrar» el movimiento feminista de Ponferrada y criticó «el coste desmedido de los servicios, una nómima política abultada, una plantilla engordada artificialmente, el incumplimiento del plan de ajuste amparado en esta pandemia y claro está con un tasazo de la basura, añadido al aumento salvaje del IBI de 2017».

En ese sentido, el portavoz de USE Bierzo indicó que la rebaja fiscal planteada por Olegario Ramón «no cuela», puesto que no beneficia a la mayor parte de la ciudadanía. « Ya está bien de mentiras, la presión fiscal que sufre la ciudadanía no es más que una decisión política para pagar los caprichos, los amiguismos y los chiringuitos a medida del alcalde, que Ponferrada está pagando más que nunca para estar peor que nunca», concluyó.