Explosión intencionada en un edificio de la calle Alcón de Ponferrada. / César Sánchez

El autor confeso de la explosión de Ponferrada a la Policía Nacional: «Se me fue de las manos»

El detenido de 36 años y nacionalidad española pasará a disposición judicial a última hora de la tarde de este jueves o en la mañana del viernes, según ha confirmado la Subdelegación del Gobierno en León

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

«Se me fue de las manos». Son algunas de las primeras palabras que pronunció el autor confeso de la explosión intencionada ocurrida en la madrugada de este jueves en el edificio situado en el número 21 de la céntrica calle Alcón de Ponferrada. Un suceso que puso en jaque a los vecinos de la zona a las 3.45 horas y que todavía no han podido quitarse el susto del cuerpo.

Tras cometer los hechos el hombre, de 36 años y de nacionalidad española, se personó en la Comisaría de la Policía Nacional de la capital berciana para confesar su autoría. En sus primeras palabras ante los agentes reconoció que quería causar algún daño por el inminente desahucio de la vivienda que ocupaba en la segunda planta del inmueble como inquilino pero que la cosa finalmente «se me fue de las manos».

La Policía Científica de la Policía Nacional investiga los hechos ocurridos para esclarecer las causas que provocaron la deflagración, presuntamente provocada por gas ayudado también por algún tipo de acelerante, probablemente gasolina, según explicó el jefe de Bomberos Ponferrada, Olivier Bao, en el lugar del suceso.

El varón detenido está previsto que pase a disposición judicial a última hora de la tarde de este jueves o en la mañana del viernes, según ha confirmado la Subdelegación del Gobierno en León.