Acercar la justicia al ciudadano e implantar la figura del coordinador parental, objetivos de la nueva jueza decana de Ponferrada

La nueva jueza decana del partido judicial de Ponferrada, Ana María Lourido (C), junto a la responsable del Decanato, Raquel Martínez (I), y el juez y presidente de la Junta Electoral de Ponferrada, Óscar Hernáiz./CÉSAR SÁNCHEZ
La nueva jueza decana del partido judicial de Ponferrada, Ana María Lourido (C), junto a la responsable del Decanato, Raquel Martínez (I), y el juez y presidente de la Junta Electoral de Ponferrada, Óscar Hernáiz. / CÉSAR SÁNCHEZ

Ana María Lourido toma posesión de su cargo asumiendo la reivindicación de pedir la creación de un nuevo juzgado mixto en la ciudad

D. ÁLVAREZ Ponferrada

La hasta ahora responsable del Juzgado de Instrucción número 7 de Ponferrada, Ana María Lourido, tomó posesión este miércoles de su cargo como jueza decana de la capital berciana, con una agenda en la que destacan objetivos como «acercar la justicia al ciudadano», a través de programas como 'Educando en justicia', o implantar la figura del coordinador parental, que se ocuparía de ayudar en las cuestiones que afectan a menores cuando se produce un divorcio de alta conflictividad. Llegada a Ponferrada en enero del año pasado, Lourido encara esta nueva etapa asumiendo al reivindicación de sus predecesores para solicitar la creación de un nuevo juzgado mixto que ayude a separar jurisdicciones en el Palacio de Justicia de la capital del Bierzo.

En ese sentido, la jueza decana apuntó a las «dificultades en la implantación práctica» de los procesos de comarcalización impulsados por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ). «Traer los casos de violencia de género de Villablino a Ponferrada supone alejar la justicia del ciudadano», remarcó Lourido, que señaló que el conflicto entre especialización y cercanía también se hace visible en los casos de cláusulas suelo, en los que los ciudadanos de la comarca tienen que desplazarse a León.

En la misma línea, la jueza abrió la puerta a «abordar en lo sucesivo» la vieja demanda para crear una sección de la Audiencia Provincial de León en Ponferrada y recordó que ese tipo de secciones ya existen en ciudades como Vigo o Santiago. «A los gallegos no nos parece extraño», destacó Lourido, nacida en la localidad coruñesa de Cabañas.

Además, una de las primeras medidas que pondrá en marcha será el programa 'Educando en justicia', que arrancará en el mes de junio con la visita a los juzgados de un grupo de alumnos de sexto de primaria, que recrearán un juicio y asistirán a diversas charlas sobre el funcionamiento de la Administración de Justicia. «Queremos que tengan una visión realista alejada de la que les dan las películas americanas», apuntó la magistrada.

Necesidades

En cuanto a la carga de trabajo que soportan los juzgados de la capital berciana, Lourido señaló que ésta se sitúa alrededor del cien por cien de la prevista, una cifra que calificó de «asumible». Sin embargo, destacó que las especiales características de un partido judicial como el de Ponferrada, con un territorio muy amplio y una población muy dispersa, obligan en muchas ocasiones a los jueces a tener que desplazarse para atender correctamente al ciudadano y lamentó que estas circunstancias no se tengan en cuenta a la hora de registrar el trabajo de los juzgados a través del nuevo sistema de módulos.

Respecto a las necesidades de personal, la magistrada anunció que ya se ha solicitado la incorporación de dos funcionares de auxilio judicial para atender la nueva sala de vistas del juzgado de violencia de género, así como una solución para los retrasos de los asuntos civiles causados por la baja de larga duración de una trabajadora del equipo psicosocial.

Por lo que respecta a las infraestructuras, Lourido valoró la reciente puesta en marcha de ese nuevo juzgado de violencia de género, ya plenamente operativo, como uno de los nuevos medios implantados en el Palacio de Justicia de la capital del Bierzo tras un «trabajo intenso». «Estamos satisfechos de que el traslado ya sea efectivo», señaló la magistrada, que agradeció a sus compañeros jueces las facilidades que le han ofrecido desde su llegada a la ciudad. «Me siento como en mi segunda casa», aseguró.

Por su parte, la letrada de la Administración de Justicia responsable del Decanato, Raquel Martínez, elogió la «profesionalidad, implicación y gran calidad humana» de la nueva jueza decana y confió en que Lourido desempeñará el cargo con «ilusión, dedicación, esfuerzo y sentido de la responsabilidad».