Imagen del cajero, reventado por el efecto de los explosivos.

La Guardia Civil descarta el uso de explosivos en el cajero de Toral y se inclina por un gas inflamable

Los ladrones lograron llevarse la caja fuerte interior con el dinero tras arrancar el cajero de las instalaciones de la sucursal a las cuatro y media de la madrugada

Leonoticias
LEONOTICIAS Toral de los Vados

Eran las cuatro y media de la madrugada cuando algunos vecinos de la localidad berciana de Toral de los Vados se vieron sorprendidos por un enorme estruendo en el exterior de la oficina que el Banco Santander tiene en esta localidad.

Situada en el cruce de la Avenida Santalla de Oscos con la Calle el Teso el estruendo llegaba provocado cuando varios desconocidos procedían a 'reventar' el cajero automático, al parecer, utilizando una carga de explosivo.

«Se trabaja con la hipótesis del explosivo pero aún está por determinar lo que ha ocurrido», se ha asegurado a primera hora de este lunes desde la propia investigación del caso.

Como consecuencia de la explosión el cajero saltó a varios metros de distancia dejando expuesta la caja fuerte que contiene el dinero que se entrega a los clientes.

Los Tedax descartaron posteriormente el uso de material explosivo y la investigación se centra en una mezcla de gases inflamables.

La sucursal, con el cajero reventado en primer término.

Los ladrones, según los primeros datos, abandonaron en el lugar el cajero y procedieron a llevarse la caja fuerte cuyo contenido no ha sido cuantificado.

Hasta el lugar se han desplazado efectivos de la Guardia Civil quienes acordonaron la zona a la espera de que la Policía Judicial pueda avanzar en la investigación.

Algunos vecinos han precisado que la explosión tuvo lugar «sobre las cuatro y cuarto de la madrugada» y que la Guardia Civil no se personó en el lugar «hasta las cinco, pese a que el cuartel está a unos 300 metros de la oficina». «La explosión se ha escuchado a casi un kilómetro», también han remarcado.