Borrar

Miércoles, 26 de junio 2024, 17:59

Modo oscuro

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El trabajo y la espera tuvieron su merecida recompensa. Un grupo de la residencia Campolar de Bembibre ha podido visitar finalmente el mar, gracias al dinero recaudado con la venta de artesanías realizadas en el taller de terapia. Un sueño cumplido para muchos, que era la primera vez que iban a la playa.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Miriam del Eo
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.
La residencia Campolar de Bembibre en su soñado viaje a la playa de Gijón.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios

La residencia berciana viaja por fin al mar