El nuevo ambulatorio de Bembibre entrará en servicio este martes.

El nuevo centro de salud de Bembibre arranca el día 24 y no contará con servicio de radiodiagnóstico

Sacyl ha reservado espacio para ubicar rayos x si bien hasta el momento no se ha dotado ni del mobiliario y del aparataje necesario para atender las consultas lo que obligará a los usuarios a seguir desplazándose a Ponferrada

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Bembibre

El nuevo centro de salud de Bembibre, que entrará el martes día 24 en servicio, no contará, en principio, con servicio de radiodiagnóstico, tal y como se había anunciado, lo que obligará a los usuarios del Bierzo Alto a seguir desplazándose a Ponferrada para realizar las radiografías que les solicite su médico de Atención Primaria.

Es una de las carencias con las que arrancará el nuevo y ansiado ambulatorio de la capital del Bierzo Alto, tras años de retrasos acumulados. En este sentido, Sacyl sí que ha reservado espacio para ubicar el servicio de radiodiagnóstico en el centro si bien hasta el momento no se ha dotado ni del mobiliario y del aparataje necesario para atender las consultas.

En cuanto a personal, el nuevo ambulatorio de Bembibre tampoco contará con celador en la puerta para recibir a las Urgencias. «Es una necesidad real que evidenciamos todos los profesionales que realizamos Atención Continuada la presencia del celador como parte del equipo para una mejor organización y apoyo dentro de la actividad que se desarrolla en Urgencias», han manifestado los trabajadores a través de un escrito de queja dirigido a la Gerencia del Área de Salud del Bierzo (Gasbi) para demandar su dotación.

La falta de profesionales se agrava en una zona básica de salud que cuenta actualmente con seis residencias sanitarias y a las que tienen que prestar atención los sanitarios del ambulatorio de Bembibre quedando solo un equipo o marchando incluso los dos en algunas ocasiones, lo que obliga, en este caso, a cerrar el centro.

Cuatro días de traslado

Los trabajos de traslado al nuevo centro de salud se iniciarán este viernes y se prolongarán hasta el lunes. Los propios trabajadores y los periféricos serán los encargados de empaquetar el material y el mobiliario que se encargará de trasladar una empresa externa contratada por la Gerencia Regional de Salud.

Los profesionales sanitarios que prestan sus servicios en el ambulatorio de la capital del Bierzo Alto tampoco contarán para ello con personal de refuerzo para realizar estas labores 'extras' por lo que se verán obligados a compaginarlas con la asistencia y el cuidado de los pacientes.

El traslado al nuevo edificio obligó a cerrar la agendas y a posponer las citas de los pacientes por lo que desde el viernes 20 y hasta el lunes 23 de enero únicamente se atenderán las urgencias en el antiguo ambulatorio. El personal de enfermería sí realizará las extracciones a primera hora de la mañana, los controles de Sintrom y también las curas.

El nuevo centro de salud atenderá a la zona de salud básica rural más grande del Bierzo con un total de 18.000 tarjetas sanitarias asignadas, correspondientes a siete municipios de 52 localidades y coordinará 40 consultorios locales. El pasado año prestó servicio a unas 38.000 urgencias, sin contar los avisos domiciliarios.

Seis millones de inversión

El nuevo edificio sanitario de la capital del Bierzo Alto ha supuesto una inversión global de 6 millones de euros, 3,4 millones se han destinado a la construcción del edificio de 2.500 metros cuadrados de tres plantas. El resto se ha destinado a dotar al ambulatorio de equipamientoos y mobiliario. Los trabajos han incluido el acondicionamiento del entorno en una parcela de 5.000 metros cuadrados.

Las obras fueron recibidas el pasado 27 de julio después de los retrasos acumulados en su construcción debido a la pandemia y a la crisis de materiales, tal y como reconoció en su momento la propia Junta.