Los municipios con centrales térmicas constituirán un grupo de presión para dirigirse a las administraciones

Central térmica de Compostilla II./César Sánchez
Central térmica de Compostilla II. / César Sánchez

«No sabemos cuál va a ser la realidad a partir de 2020», lamenta el alcalde de Cubillos del Sil, quien cree que la comarca no ha demostrado la suficiente unión

D.ÁLVAREZCubillos del Sil

Los alcaldes de municipios en los que están instaladas centrales térmicas cuyo cierre está previsto para 2020 constituirán un grupo de presión para dirigirse a las diferentes administraciones, según avanzó hoy Antonio Cuellas, alcalde de Cubillos del Sil, que alberga la central de Compostilla II. «No sabemos cuál va a ser la realidad a partir de 2020», lamentó Cuellas, que se reunirá al final del verano con los regidores de las localidades leonesas de Páramo del Sil y La Robla, así como con el regidor de la población asturiana de Tineo, para avanzar en la cuestión.

El objetivo principal de este grupo de presión es pedir a las administraciones que aclaren los temas catastrales relacionados con la presencia de estas grandes plantas en los diversos municipios, así como valorar su influencia en el presupuesto de cada Ayuntamiento. En cuanto a los trabajos de desmantelamiento de las instalaciones, Cuellas explicó que Endesa, propietaria de la central berciana, se encuentra a la espera de obtener las autorizaciones ambientales para la puesta en marcha del proceso de cierre.

Al respecto, el regidor calificó la situación actual de «desesperada y desesperante». «Siguen pasando los meses y no se plasman las buenas intenciones en realidades», recalcó Cuellas, que lamentó que la comarca no haya demostrado «más unión» para defender «su futuro». Además, el alcalde subrayó la «mala suerte» que supone la situación de transitoriedad en cuanto a la formación de Gobierno en el país y la importancia que ésta tiene para un territorio como el Bierzo, inmerso en el proceso de transición energética.