Los elementos más emblemáticos son los edificios que forman las estaciones de recepción de las líneas de baldes yuxtapuestas con los lavaderos y cargaderos. / Leonoticias

La minería llega a la Lista Roja de Patrimonio

Durante el mes de marzo, Hispania Nostra ha incluido tres nuevas construcciones bercianas en su lista de bienes culturales en peligro de desaparición

María Fernández
MARÍA FERNÁNDEZ El Bierzo

Marcaron una época en la zona de El Bierzo y esa es parte de la razón por la que deben ser conservados. En el último mes, Hispania Nostra ha incluido tres inmuebles en su Lista Roja de Patrimonio: La Recuelga y el lavadero cargue de Victoriano González en Santa Cruz del Sil así como la Ferrería de A Portela de Valcarce.

Las dos primeras construcciones, sitas en Santa Cruz del Sil forman un conjunto constituido por las instalaciones asociadas a las dos estaciones de descarga de las «líneas de baldes» o «cables aéreos», promovidas en la década de 1940 por las empresas mineras Antracitas de Fabero (AFSA) y Victoriano González.

Estas instalaciones construidas junto a los apartaderos ferroviarios que estas sociedades desplegaron al borde de la línea Ponferrada-Villablino, estaban destinadas a la recepción del carbón proveniente de sendos funiculares conectados con las explotaciones mineras, para su inmediato tratamiento y trasvase al ferrocarril. La línea de baldes de AFSA se prolongaba ocho kilómetros, pues tras salvar el río, ascendía el macizo montañoso hasta la cuenca de Fabero.

Los elementos más emblemáticos son los edificios que forman las estaciones de recepción de las líneas de baldes yuxtapuestas con los lavaderos y cargaderos. Estos edificios definen una planta en T, perpendicular al ferrocarril, que facilitaba un circuito de recepción y retorno del cable, y un segundo itinerario interno de distribución del carbón a través del lavadero.

Amenaza de desaparición

Sin embargo, y tal y como describe la organización para la defensa, salvaguarda y puesta en valor del Patrimonio, La Recuelga «presenta una seria amenaza de desaparición, con la consiguiente pérdida de instalaciones y tipologías edificatorias únicas en la cuenca minera berciana y de las que apenas quedan otros ejemplos a nivel estatal.»

Añaden que«al deficiente estado de conservación, se suma la propuesta de derribo recogida en el proyecto de instalación de una planta fotovoltaica que plantea la demolición de todas las edificaciones presentes en el área de la Recuelga. Como se ha expuesto su valor patrimonial se sostiene en su condición de elemento emblemático del paisaje minero de la cuenca berciana, así como la integridad de un complejo que cuenta con una alta capacidad auto-explicativa de las relaciones funcionales de la minería, los procesos de transformación y sus infraestructuras de transporte.

A escala local y regional los lavaderos de la Recuelga constituyen un elemento reconocible y reconocido fuertemente ligado a la memoria minera del valle y estrechamente ligado al trabajo femenino de los lavaderos mineros. Este reconocimiento social se hace evidente en la declarada sensibilidad patrimonial enunciada por la Junta Vecinal de Santa Cruz del Sil, así como en las iniciativas que entidades sociales vienen promoviendo para evitar el derribo de estas instalaciones.»

Estas instalaciones «sobresalen por el contexto histórico y tecnológico en el que se construyeron al tiempo que subrayan los condicionantes orográficos a los que la minería del carbón de la zona tuvo que hacer frente. Además, estas instalaciones refuerzan el significado del papel vertebrador del ferrocarril en el valle del Sil y pone de relieve las limitaciones del transporte por carretera.

A nivel histórico, estas instalaciones reflejan el papel central del Bierzo en la política energética de la posguerra; pues ilustran, como pocos enclaves, las importantes inversiones acometidas por las empresas mineras para resolver las serias carencias de carbón por las que atravesó el país», lamentan desde Hispania Nostra.

Cómo protegerlas

Para la organización «es preciso una valoración patrimonial de conjunto que atienda a las características estructurales, funcionales y organizativas del paisaje minero. Las instalaciones de la Recuelga son un reclamo turístico consolidado y un potencial recurso cultural para el desarrollo local. Desde la década de 1970, estos territorios han sido un centro de atracción para amantes del ferrocarril y la minería, y la estampa de los lavaderos de La Recuelga ha constituido un elemento recurrente de postales e instantáneas.

Este potencial turístico se ha visto reconocido en los proyectos de dinamización más recientes: las instalaciones de la Recuelga han sido incluidas en el proyecto de dinamización turística de La Senda Minera, promovido desde la Cátedra de Territorios Sostenibles y Desarrollo Local UNED-ULE, así como en el «Catálogo de Bienes Patrimonio Industrial de Turismo Minero de Castilla y León», elaborado en 2018 por UGT CyL y financiado por la Consejería de Cultura y Turismo de JCyL. La panorámica de las estaciones de baldes con sus lavaderos y apartaderos de la Recuelga ha sido también difundida en las campañas publicitarias del Consorcio Turístico Provincial de 2021 y 2022 así como constituye una etapa de la Ruta Gris y Negro de patrimonio industrial de León.

Además, el enclave de La Recuelga constituye el paraje en el que se desarrollan numerosos eventos deportivos que se vienen promoviendo en los últimos años dentro de las iniciativas de puesta en valor del paisaje minero de las cuencas mineras del Sil, como la Trail de la Castaña o la Carrera Alto Sil.»

Ferrería de A Portela de Valcarce

Siguiendo el trazado del Camino de Santiago Francés por las montañas de León, esta fábrica de producción de hierro se erige como uno de los últimos testimonios de la siderurgia tradicional del valle de Valcarce.

Presenta una seria amenaza de desaparición, pese a que constituye un elemento importante de la memoria y el paisaje del Camino de Santiago Francés a su paso por el valle del Valcarce. Cabría destacar varios aspectos relativos a su valor patrimonial:

La Ferrería constituye uno de los últimos testimonios de la siderurgia tradicional del valle del Valcarce, actividad que caracterizó el paisaje y la atmósfera de este tramo del Camino de Santiago. Asimismo, resulta un atractivo cultural relevante del mismo valle.

También resulta un caso singular en El Bierzo, pues es infrecuente encontrar ya conjuntos íntegros en los que reconocer los distintos elementos que constituían el complejo fabril de una ferrería. Además de las dimensiones de la propia zona de trabajo, resulta destacable la capacidad interpretativa que ofrecen las dependencias y el edificio residencial. Así, el conjunto en general y las estancias de la Casona del Ferrón en particular, presentan un alto valor etnográfico y arquitectónico, así como educativo y divulgador.