Manuel Lamelas cree que la minería del carbón aún tiene vida y espera que el sector pueda rearmarse

Imagen de una parte de una explotación minera abandonada. /
Imagen de una parte de una explotación minera abandonada.

El empresario minero asegura que «sigue entrando mucho carbón en España y hay fabricas que dependen de ello», por lo que el sector tiene aún una posibilidad de mantener su actividad y confía en que «el 20% de la minería sobreviva»

I. SANTOSLeón

¿Podría sobrevivir la minería en España? La respuesta que la mayoría tiene en mente contrasta con la opinión del empresario Manuel Lamelas Viloria. Apenas una veintena de años han pasado desde que en 1990 la provincia leonesa contase con 13,000 trabajadores en la industria del carbón, cifra que en una década descendía hasta los 8.000.

Este año, el 2 de enero de 2019 concretamente, se respiraba en España el primer día laboral sin minas de carbón privadas abiertas y activas. Únicamente un pozo de Hunosa se mantiene como resistencia en la vecina Asturias.

Una noticia llegaba a los medios de comunicación unos días más tarde de este triste final para la minería del carbón. Manuel Lamelas Viloria buscaba una solución alternativa al cierre de La Escondida. Poco duró la alegría. La última mina del sector en la provincia de León y en la comunidad de Castilla y León cerraba ante la imposibilidad de hacer frente a las devoluciones de las ayudas al cierre recibidas que ascendían a 8,35 millones de euros.

Una historia por escribir

«El 20% de la minería conseguirá sobrevivir». Una afirmación que sorprende dada la actual situación de la industria del sector del carbón en España, así como las constantes afirmaciones de las administraciones públicas y el Gobierno. Pero Manuel Lamelas, minero y empresario del sector, lo tiene claro. «Hay muchas posibilidades de que algo continúe», asegura con firmeza, aunque recuerda que «en esta vida no hay nada seguro, pero el 100% no terminará».

Lo asegura sin reparos. Y también lo justifica. «Hay muchas fábricas de cementos, químicos y otras que dependen de la minería», explica el empresario. A este respecto, reconoce que «se han bajado los salarios y los precios también han caído» y lamenta que ahora lo que más se busca es «el carbón más barato y con menos coste, pero hay carbón y se seguirá explotando».

Manuel Lamela recuerda que «en España sigue entrando mucho carbón y el carbón de España que se exportaba a Marruecos... algo quedará», vuelve a aseverar sin lugar a dudas.

Unas afirmaciones difíciles de creer, más todavía si se recuerda que en la provincia leonesa no queda ni una sola de las 132 minas que en 1990 daban trabajo a los hombres de la tez negra, manchada por el carbón.