La Junta destina dos millones de euros para la mejora del firme en 15 kilómetros entre Fresnedo y Fabero

La Junta destina dos millones de euros para la mejora del firme en 15 kilómetros entre Fresnedo y Fabero

El gasto aprobado en el Consejo se consignará con cargo a los presupuestos de 2019, 2020 y 2021

ICALPonferrada

La Junta de Castilla y León aprobó este jueves la contratación de obras para la renovación y refuerzo del firme en 56,8 kilómetros de diferentes tramos de carreteras de las provincias de Burgos, León, Segovia y Valladolid, por un importe de 7,29 millones de euros. Esta inversión se consignará con cargo a los presupuestos de 2019, 2020 y 2021, según explicó hoy la portavoz y consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos.

En cuanto a la actuación en Burgos, la Junta contempla obras en un tramo de 13,5 kilómetros, que engloba la carretera BU-922, de Caleruega (BU-910) a la BU-925 por Peñalba de Castro. El importe asciende a 2,24 millones y el plazo de ejecución es de 24 meses.

La carretera BU-922 está situada en el sur de la provincia de Burgos, catalogada como Red Complementaria Local. Sirve de desplazamiento entre la localidad de Caleruega y las ruinas de la ciudad romana de Clunia, situada junto a Peñalba de Castro. Tiene una longitud de 13,5 kilómetros y en su recorrido atraviesa tres zonas urbanas: Caleruega, Arauzo de Torre y Huerta de Rey.

El firme tiene, según la Junta, blandones en varios puntos y deformación en los bordes, con zonas que presentan grietas, descarnaduras y otra serie de patologías que evidencian la «degradación superficial» del firme. A lo largo del recorrido existen 26 obras de drenaje transversal formadas en general por caños de hormigón. La intersección más importantes es con la carretera BU-925, mediante una intersección en 'T', sin carriles de cambio de velocidad y regulada mediante una señal de Stop en la BU-922. Además desde la calzada se accede a un total de 100 parcelas y caminos rurales.

Las obras a realizar, necesarias para rehabilitar estructuralmente el firme, consistirán en la extensión de un refuerzo de mezcla bituminosa y la mejora del trazado en diez tramos para la rectificación de curvas. Estas actuaciones se completan con la mejora del drenaje mediante la limpieza y reperfilado de cunetas y bermas y el saneo de blandones, la renovación de la señalización horizontal y vertical y la instalación de sistemas de contención de vehículos donde sea necesario; la reordenación de la intersección con la carretera BU-925 se realizará mediante cuñas de deceleración y aceleración, y carriles centrales de aceleración o deceleración.

León

Respecto a León, la Junta se propone intervenir en un tramo de 14,16 kilómetros, para la renovación del firme en la carretera LE-715, en el tramo comprendido entre Fresnedo (cruce con CL-631) y Fabero (cruce con LE-711), por un importe de 1,97 millones de euros y un plazo de ejecución de 18 meses.

El Ejecutivo explicó que la plataforma es amplia pero sin vías lentas y carece de zonas con posibilidades para adelantar, lo que unido a la existencia de abundante tráfico pesado con origen y destino en la zona de Fabero obliga a circular despacio. Además atraviesa terrenos de muy mala calidad que han provocado problemas geotécnicos y deslizamientos de ladera, que han obligado a varias actuaciones de consolidación.

La carretera LE-715, perteneciente a la Red Complementaria Itinerario Preferente de la Red de Carreteras de Castilla y León, atraviesa los municipios de Cubillos del Sil, Toreno, Berlanga del Bierzo y Fabero. Las obras proyectadas consisten en la renovación superficial del firme en la LE-715, en el tramo de algo más de 14 kilómetros, en los que el deterioro es importante mediante una capa de rodadura de cinco centímetros de mezcla bituminosa en caliente, mejora del drenaje y renovación de la señalización horizontal, vertical y balizamiento. Además, en la conexión con la carretera LE-711 en dirección a Vega de Espinareda y Fabero, se construirá una glorieta de 22 metros de radio, con un carril de seis metros de anchura, arcén interior de un metro y exterior de 1,5 metros.

Segovia

En Segovia, el Gobierno autonómico actuará en un tramo de 16,4 kilómetros para la rehabilitación y renovación de firme de la carretera CL-602, de Toro a Cuéllar, con una inversión de 1,6 millones y un plazo de ejecución de diez meses.

Además del peligro general para los peatones en las travesías, se presenta el problema añadido de la peligrosidad del tráfico pesado que soporta, especialmente incrementado en época de recogida de remolacha.

Las actuaciones consistirán en el desbroce de bermas y cunetas, el fresado y reposición del firme en zonas puntuales en los que hayan aparecido deterioros desde la realizada en 2016. También se extenderá una capa de mezcla bituminosa en caliente de seis centímetros de espesor a lo largo de toda la CL-602 a excepción de las travesías de San Cristóbal de Cuéllar, Vallelado y Mata de Cuéllar.

En las travesías de estos tres municipios se dispondrá una señalización específica para mejorar la seguridad de los peatones mediante la reducción de la velocidad: se colocarán carteles laterales a las entrada en ambos sentidos de circulación de color lima de alta retrorreflexión informando de paso de peatones y velocidad máxima, y se colocará una señal luminosa conectada al alumbrado público que indique al conductor la velocidad antes de entrar en la travesía como medida de aviso para reducción de su velocidad. Además se renovará la señalización horizontal y vertical.

Valladolid

En Valladolid, la Junta se propone mejorar el firme de un tramo de 12,7 kilómetros de la VA-405, de Tordesillas a Serrada (CL-610), con 1,41 millones y un plazo de ejecución de 15 meses. Las obras consistirán en la renovación superficial del firme mediante la extensión de una capa de mezcla bituminosa en caliente de cinco centimetros, así como el repintado de la señalización horizontal, medidas de seguridad vial como bandas sonoras transversales, paso sobreelevado de peatones y pasos salvacunetas entre la carretera y algunos caminos.

Además en los accesos de caminos públicos en los casos en que no exista, se extenderá hormigón en la zona de dominio público, en una longitud de cinco metros hacia el interior del camino en todo su ancho, al objeto de no «manchar» la carretera de tierras.