Borrar
Imagen del derrumbe de rocas y tierra en la carretera que une Fabero y Peranzanes. César Sánchez

La Diputación reabre un carril de la carretera entre Fabero y Peranzanes que sufrió un derrumbe

La retirada de parte de las rocas y tierras caídas permite acabar con la incomunicación que vivía el Valle de Fornela desde la mañana de este martes

Elbierzonoticias

Ponferrada

Martes, 27 de febrero 2024, 12:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las labores llevadas a cabo por la Diputación de León han permitido la reapertura, en la tarde de este martes, de un carril de la carretera que une las localidades bercianas de Fabero y Peranzanes, donde horas antes se había producido un derrumbe de rocas y tierras que dejó incomunicado el Valle de Fornela.

El incidente, que tuvo lugar sobre las 9:00 horas, afectó a unos 200 metros de carretera, por la que ya se puede circular «con toda seguridad» en uno de sus carriles, según fuentes de la institución provincial.

Llegó a afecta a unos 200 metros de carretera y el Ayuntamiento espera la intervención de las máquinas de la Diputación de León para intentar despejar cuanto antes la vía.

El derrumbe

El derrumbe, según la alcaldesa de Peranzanes, Henar García, se produjo la altura del desvío hacia la localidad de Faro. «Hay un derrumbe de montaña importantísimo, de unos 200 metros, con piedras muy grandes y estamos incomunicados». «Tenemos otros accesos por pistas de montaña, con todoterrenos, pero también están cortados por la nieve», lamentó.

El Ayuntamiento había reclamado a la Diputación de León, institución a la que pertenece esta vía, que enviase cuanto antes la maquinaria necesaria para poder despejar la carretera, ya que el municipio no dispone de vehículos habilitados para esta labor.

«Los trozos de piedra son muy grandes. Nos hemos acercado pero la pala que tenemos no puede con ellas. Ya hemos avisado a Diputación», añadió García, quien no tiene constancia de que ningún coche haya quedado atrapado bajo las rocas. «Había pasado un coche minutos antes. Su dueño nos avisó de que habían caído algunas piedras. Cuando fuimos ya se había derrumbado el resto de la montaña», explicó.

La alcaldesa cree que este suceso se debe a las lluvias de los últimos meses y, especialmente, de los últimos días, a las que se ha sumado la nieve. «Ha llovido mucho. Hemos tenido días de mucha agua», contaba.

Sin cobertura

A esta situación se añade la falta de cobertura móvil y los problemas con la luz, con continuos cortes desde el lunes, debido a las intensas nevadas y el fuerte viento. «No tenemos señal, a ver si la empresa telefónica lo arregla cuanto antes. Hay mucha nieve y el viento que ha habido… Un viento tremendo estas noches, seguro que el problema está ahí», finalizó.

Actuación de urgencia de la Diputación

La Diputación actúa de urgencia para estabilizar la circulación en la carretera de acceso a Faro. La institución provincial trabaja en la retirada de la mayor cantidad de rocas posibles con el objetivo de abrir al menos uno de los carriles en el menor tiempo posible.

El vicepresidente de la Diputación de León y diputado de Infraestructuras. Roberto Aller, ha informado sobre el estado de la carretera LE-4212 de LE-711 (Fabero) a Guímara, que da acceso a la localidad berciana de Faro, donde se han producido alrededor de las diez de esta mañana un desprendimiento de rocas que han provocado el corte total de la vía, concretamente en el kilómetro 11+000.

El importante desprendimiento, de aproximadamente 800 m³, ha ocurrido antes de la intersección de Faro, única vía para poder acceder a las localidades de Cariseda, Peranzanes, Trascastro, Guímara y Chano, que se encuentran aisladas en estos momentos.

Según Aller, «la Diputación está actuando de urgencia en estos momentos y desde que se conoció esta circunstancia, que ha ocurrido a lo largo de unos 50 metros de longitud y en todo el ancho de la calzada». El diputado leonesista ha explicado que «existe gran cantidad de rocas, alguna de ellas de grandes dimensiones, de hasta cuatro metros de altura, que han sido las causantes de corte de la carretera, por lo que la institución ya está trabajando para solucionar este problema».

«Trabajos complicados»

Así, desde el servicio de infraestructuras, se ha enviado la maquinaria y el personal necesario, «que se encargarán de retirar en un primer momento el material para poder dar servicio a los vecinos de estas localidades», ha afirmado Aller, quien también ha apuntado a que «estos trabajos son complicados, ya que sobre la carretera hay mucho material que ha caído por las características pizarrosas de la roca, que ha sido afectada por las heladas de esta noche».

En este sentido, desde la Diputación Provincial se busca poder retirar la mayor cantidad de piedras posible para poder abrir al menos uno de los carriles «tras lo que continuaremos retirando las rocas de la vía, analizando a la vez la posibilidad de llevar a cabo una obra de emergencia para reestablecer la circulación normal en el menor tiempo posible», ha explicado Roberto Aller.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios