Fabero quiere tener listos en 2020 el economato de Lillo y una vivienda minera para incluirlos en su proyecto turístico

Vestuarios del Pozo Julia./
Vestuarios del Pozo Julia.

El Ayuntamiento pretende unir distintos puntos turísticos del municipio con un tren turístico con el objetivo de ampliar su oferta y hacer que los visitantes «permanezcan un día o dos en Fabero», explica su alcaldesa, Mari Paz Martínez

E.JIMÉNEZPonferrada

El Ayuntamiento de Fabero prevé tener listos el próximo año dos nuevos enclaves para incorporarlos a su proyecto turístico minero. Se trata, según explicó la alcaldesa, Mari Paz Martínez, del economato de Lillo y una vivienda minera de los años 40 del pasado siglo.

Esta última es una vivienda que permanece casi en su estado original, «es una casa pequeña pero está tal cual era en los años 40, con su cocina de carbón, con su baño de piedra, con su ducha de piedra», apuntó la regidora. Para ponerla en valor se harán pequeños retoques estéticos, como por ejemplo «intentar cubrir las losas que están dañadas y decorarla con muebles y accesorios de aquella época». Todo ello se hará a través del taller de Garantía Juvenil «que nos han concedido una subvención este curso».

En cuanto al economato de Lillo, Mari Paz Martínez señaló que es una cesión de la familia de Tomás García, un empresario del sector del transporte, natural de Otero de Naraguantes, que era parte de la Mina de Marrón y que data de los década de los 60. «Está con el sistema de almacenaje de la época, con documentación de esos años, con el aparato de aceite de cortar el pescado y necesita darle una mano de pintura, dejarlo en piedra, ponerle el cartel de economato y adecentarlo un poco aunque está muy bien cuidado», indicó Martínez.

Los trabajos en estos espacios comenzarán previsiblemente en el mes de noviembre para que estén listos en 2020 y formen parte de esa iniciativa de puesta en valor de los enclaves mineros del municipio. Enclaves que el Ayuntamiento pretende unir mediante un tren turístico «el año que viene o el siguiente, depende de la economía», aseguró la regidora, para hacer una visita «mucho más amplia donde la gente permanezca en Fabero un día o dos».

Así, unirá el Pozo Julia -que en este mes de agosto ha llegado casi a las mil visitas-, el Pozo Viejo, el hospitalillo, el economato, la Escuela del Ayer, el Aula Geológica, la vivienda minera y también un futuro Museo de la Lucha Obrera, para el cual el equipo de gobierno se reunirá próximamente con los sindicatos. «El objetivo es hacer una ruta importante que una todos esos puntos con unos precios diferentes, obviamente que cuando tengamos eso en marcha hacer otra ordenanza para aprovechar este espacio», añadió la regidora.

Con todo ello y sin dejar de trabajar, el equipo de gobierno espera reunirse en septiembre con los nuevos responsables de Turismo de la Junta de Castilla y León para seguir avanzando en el expediente para convertir el patrimonio minero del municipio en Bien de Interés Cultural, que sería el primero de toda la Comunidad.