Igea niega ahora el veto a Quiñones y deja su futuro en manos del PP aunque preferiría otro consejeroa

Juan Carlos Suárez-Quiñones, en una imagen de archivo. /
Juan Carlos Suárez-Quiñones, en una imagen de archivo.

Ciudadanos niega ahora que las líneas rojas fueran personales, señala que su elección no rompería el acuerdo escrito al no estar imputado aunque recuerda que otro candidato sería mejor elegido

A. CUBILLASLeón

El futuro político de Juan Carlos Suárez-Quiñones es aún hoy una incógnita. Ni Francisco Igea ni Alfonso Fernández Mañueco arrojan luz sobre el papel del actual consejero de Fomento y Medio Ambiente.

Es más, cuando se daba por hecho su salida del gobierno autonómico, Cs deja ahra entreabierta la puerta a la reelección del popular leonés, dejando la pelota en el tejado del PP de Castilla y León.

Un mes después de calificar de «imposible» que Suárez-Quiñones fuese miembro del Gobierno autonómico «por sentido común», Igea da un paso atrás y asegura que no «habrá vetos de consejeros ni de un partido ni de otro».

Un veto que, en una entrevista el 6 de junio, hacía extensible a la figura del alcalde en funciones de León, Antonio Silván, en ambos casos por su vinculación a las grabaciones del caso del entramado de corrupción de la Operación Enredadera.

Y así lo corroboraba Ana Carlota Amigo, portavoz adjunta en las Cortes de Cs, que advertía siete días atrás que dudaba sobre la continuidad de Suárez-Quiñones en la Junta. «No creo que sea consejero. Eso lo decidirá el PP pero sabe lo que piensa Ciudadanos respecto a este tema»

Era una de las líneas rojas de Cs, con nombres y apellidos que, ahora, se disipan con el tiempo. Es más, fuentes de Cs consultadas por este diario, han advertido que las líneas rojas nunca tuvieron un carácter personal y siempre estuvieron ligadas a la imputación de Suárez-Quiñones.

Sin traición

De ahí que desde Cs adviertan que si finalmente el PP designa al actual consejero de Fomento «no se estaría traicionando el acuerdo sellado por escrito». Eso sí, no ocultan que el leonés en ningún caso sería su candidato. De esta forma, recuerdan que ahora tendrá que ser el PP el que se decante o no por la elección de Suárez-Quiñones.

Ahora bien, recuerda a Mañueco que otro candidato sería mejor elegido por la formación naranja, que ha criticado en reiteradas ocasiones el famoso pinchazo de la UDEF en el que el consejero advertía «yo soy la administración» a José Luis Ulibarri, cabecilla del entramado.

Así, Juan Carlos Suárez-Quiñones podría repetir como consejero de la Junta e incluso mantenerse al frente de la cartera de Fomento y Medio Ambiente, una de las seis consejerías que asumirá el PP. Porque, lejos de lo previsto según las declaraciones de Igea, la Operación Enredadera no ha roto el idilio PP-Cs, al menos, en Castilla y León.