Labores de desmantelamiento de la central de Compostilla II en Cubillos del Sil. / E. Jiménez

Endesa deja en manos de su gabinete jurídico la decisión de retomar el desmantelamiento de Compostilla II

«Mientras que no haya una opinión por parte de los expertos jurídicos no hay nadie trabajando», señala la eléctrica tras conocer que se ha estimado parcialmente el recurso de alzada interpuesto contra la resolución en la que se adoptó la medida cautelar de suspender la demolición de las torres de refrigeración y las chimeneas de la central térmica de Cubillos del Sil para incoar un expediente BIC

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

Endesa deja en manos de su gabinete jurídico la decisión de retomar el desmantelamiento de Compostilla II. Todo ello después de que la Junta de Castilla y León haya estimado parcialmente el recurso de alzada interpuesto por la eléctrica contra la resolución en la que se adoptó la medida cautelar de suspender la demolición de las torres de refrigeración y las chimeneas de la central térmica de Cubillos del Sil para incoar un expediente para declarar Bien de Interés Cultural (BIC).

«Se recibió ayer el documento y ahora lo va a estudiar el departamento jurídico y en función de lo que ellos dictaminen así se procederá», indicaron fuentes de la compañía en declaraciones a elbierzonoticias.

Una decisión que de momento no cambia en nada la situación que afecta a cerca de un centenar de trabajadores de las labores de desmantelamiento de la térmica berciana propiedad de Endesa que cumplen este jueves dos semanas a la espera de la decisión de Trabajo sobre el Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) presentado por la empresa Recifemetal ante la falta de carga laboral por la paralización de los trabajos.

«Mientras que no haya una opinión por parte de los expertos jurídicos no hay nadie trabajando», señalaron las mismas fuentes de la eléctrica.

La decisión comunicada este miércoles por la Junta a Endesa permitirá a la eléctrica reanudar el desmantelamiento de la central, si bien la suspensión se mantiene exclusivamente para «las dos torres de refrigeración de los grupos 4 y 5, con un perímetro de 100 metros alrededor de la base; la chimenea del grupo 3, con un perímetro de 180 metros alrededor de la base; y las dos chimeneas de 280 metros de altura, con un perímetro de 50 metros alrededor de la base», según recoge el documento del Gobierno autonómico al que ha tenido acceso este diario.

Se trata de una medida que se mantendrá hasta que la Junta tome una decisión sobre la incoación del procedimiento para su declaración como Bien de Interés Cultural. Precisamente con este fin, está elaborando un informe para determinar si los daños ocasionados en las torres de refrigeración y las chimeneas de la central de Cubillos del Sil por los trabajos previos al derribo para la instalación de los explosivos hacen posible que se siga adelante con la incoación del expediente.