Vox se desmorona en León tras cesar ahora al presidente provincial y develarse sus conexiones con la Fundación Francisco Franco

Imagen de un mitin de la formación política VOX./
Imagen de un mitin de la formación política VOX.

La dirección nacional cesa a Carlos Portomeñe Gutiérrez, presidente en León de la formación, tras airearse las relaciones con la fundación | José Carlos Rúa, exsecretario provincial durante los últimos dos años, dice adiós con una incendiaria carta en la que denuncia que «extremistas, rancios y rebotados» se han hecho con el control del partido

J.C.León

En VOX León el incendio es permanente. Y se alimenta desde su propio seno. Así, hasta que la formación provincial se ha desmoronado por completo y tan sólo queda ceniza. La cadena de dimisiones y ceses en la provincia no tiene fin. Una tras otra hasta laminar por completo a este partido a nivel provincial.

El último gran acto de VOX en León ha tomado cuerpo en las últimas horas con el cese fulminante de su presidente provincial, Carlos Portomeñe Gutiérrez, tras airearse las relaciones con la fundación Francisco Franco.

Es la consecuencia, según ha apuntado otro exmiembro de la dirección local, José Carlos Rúa, de que «extremistas, rancios y rebotados» se hayan hecho con el control del partido.

Rúa y Portomeñe

El cese de Carlos Portomeñe es el último capítulo de dislates en un partido que carece de estructura local. De ahí que la lista de dimisiones y ceses tenga fin. Inicialmente VOX procedió al cese de José Carlos Rúa como secretario provincial, una decisión que fue acompañada con el cese de la junta directiva y la apuesta por una gestora.

Entonces -apenas hace cuatro semanas- se optó por un nuevo equipo directivo con Carlos Portomeñe Gutiérrez como presidente sumando a Virginia Sáenz de Miera como vicepresidenta. A la gestora se incorporaban Elena Merino Urbón como secretaria, junto a los vocales Óscar Ramos del Cano e Iván Franco.

Apenas unos días más tarde llegaba la dimisión de Óscar Ramos del Cano e Iván Franco y a renglón seguido tenía lugar la huida de Gregorio García Aller como coordinador de León capital.

«La llamada del millón»

La situación hoy deja también fuera del partido a su presidente provincial Carlos Portomeñe Gutiérrez después de que éste fuera grabado en una conversación con el también dimitido Rúa presumiendo de las donaciones que al partido realizaba Jaime Alonso, perteneciente a la Fundación Francisco Franco. «He recibido la llamada del millón», presume en esas conversaciones. La consecuencia, cese fulminante desde la dirección nacional.

El mejor resumen de la situación de VOX en León se encuentra en las palabras que José Carlos Rúa, exsecretario provincia, deja ver en su carta de dimisión.

Carta de dimisión

«En León, la película es digna de un guion de un capítulo de Juego de Tronos donde las distintas «familias» se matan por un puesto, pero que nadie está dispuesto a trabajarlo. Los objetivos que se tenían hace 2 meses están lejos de la realidad actual, donde los miembros del actual staff, solo están para bloquear la información a los afiliados utilizando los recursos del partido para su propio beneficio. La mejor organización no garantiza resultados, pero una mala organización garantiza el fracaso. El fracaso no es el del Presidente Provincial sino de aquellos que le avalaron, conociendo como era. ¿Quizás necesitaban un tonto útil?«, sentencia.

Y añade: «Mientras estábamos preocupados en proteger las ventanas, el presidente provincial, como ejecutor de las órdenes de parte de la Presidencia y Secretaría General, abría la puerta de par en par para que los extremistas, rancios y rebotados se colaran en el partido. Esto no es para lo que yo, ni el 90% de los afiliados se sumaron al proyecto«.

Elena Merino, opción de recambio

Todo antes de concluir que «el objetivo de estos crepúsculos que han infectado el partido como un virus no es otro del que no haya cambio, para que no perder el «negocio» que tiene montado en nuestra provincia. VOX hace unos meses era peligroso, pero hoy lo han domesticado. España y León necesitan un VOX, pero hoy este proyecto tiene fecha de caducidad. Hoy En León el zorro está cuidando a las gallinas«.

Ahora VOX León confía en que Elena Merino Urbón se haga con las riendas de la formación y normalice la situación del partido, algo que el propio Rúa ve comprometido atendiendo a su contundente carta de dimisión.