CGT denuncia que STAC sigue «sin poner medidas» para paliar la «falta de seguridad» en su factoría

Fábrica de aluminios Stac en Parandones./César Sánchez
Fábrica de aluminios Stac en Parandones. / César Sánchez

El sindicato remite un informe a la Inspección de Trabajo en el que relatan todas las denuncias que les han transmitido los trabajadores

ELBIERZONOTICIASPonferrada

El sindicato CGT ha denunciado a través de una nota de prensa que la factoría STAC, situada en el polígono industrial de la Rozada en Toral de los Vados y en la que el 22 de mayo perdió la vida un joven de 28 años, sigue «sin poner medidas» para evitar la «falta de seguridad» en la fábrica.

El joven D.P.C hacía poco más de dos semanas que se había incorporado a dicha empresa, a primera hora de la mañana fue atrapado por los rodillos de la máquina en la que estaba trabajando sin que funcionase ninguna medida de seguridad, y aunque los compañeros intentaron liberarlo, poco pudieron hacer por salvar su vida.

Transcurrido casi un mes de este trágico accidente la CGT lamenta «la situación de riesgo en la que se encuentra esta plantilla». Es más, han recopilado información entre los trabajadores y «no damos crédito de las múltiples irregularidades e incumplimientos en materia de seguridad y salud a las que están sometidos». «Esto se venía venir, suceden continuamente accidentes como amputaciones de miembros, quemaduras o golpes producidos por brazos mecánicos, entre otros», son algunas de las quejas que los empleados han trasladado al sindicato.

La CGT ha contactado con la Inspección de Trabajo para denunciar esta situación «y cual es nuestra sorpresa cuando nos dicen que ya se le había requerido a esta empresa por motivos de seguridad antes del accidente mortal». Aún así, la organización sindical ha remitido un informe a dicho organismo «relatando todas las denuncias que nos han contado los trabajadores y trabajadoras, tanto en materia de seguridad y salud como de los accidentes ocurridos en la factoría Stac».

Asimismo, aseguran estar «indignados» con esta situación «surrealista», que «más se parece a una película de Quentin Tarantino que a la propia vida real» y consideran que es «triste» que en pleno siglo XXI los empleados de Stac «tengan miedo de ir a trabajar por si alguno de ellos corre la misma desgracia que su compañero».

Con todo ello, la CGT confía en que tanto esta nota de prensa como el informe que remiten a Inspección de Trabajo «remueva algunas vísceras, indignen a quien corresponda y se tomen las medidas necesarias».