Torres de refrigeración de la térmica berciana Compostilla II en Cubillos del Sil. / E. Jiménez

Cubillos del Sil acoge «con pena pero mirando al futuro» el inicio de las voladuras en la térmica de Compostilla II

El alcalde lamenta el adiós a la central que «nació y forma parte» de la localidad pero confía en que «en un futuro próximo Endesa pueda anunciar nuevos proyectos» que generen de nuevo empleo y riqueza en la comarca

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

«Con pena pero mirando al futuro». Así acoge el alcalde de Cubillos del Sil, Antonio Cuellas, la decisión de Endesa de iniciar el derribo de la central Compostilla II, último bastión del sector minero en El Bierzo, con la voladura antes de final de año de las dos torres de refrigeración de la térmica berciana.

«La hemos visto ahí toda la vida y a mí personalmente me da pena porque nació en Cubillos y forma parte de Cubillos», lamentó el regidor, que no deja de reconocer que «las cosas son así» tras declive de la minería y confía en que «en un futuro próximo Endesa pueda anunciar nuevos proyectos» que generen de nuevo empleo y riqueza en la comarca.

Cuellas reconoce que hasta el momento la eléctrica todavía no ha comunicado al Ayuntamiento la fecha concreta de la primera de las voladuras, que podría producirse a finales del mes de noviembre. «Endesa aún no se ha puesto en contacto con el Ayuntamiento ni nos han confirmado qué día va a ser», indicó el primer edil.

Para el alcalde de Cubillos del Sil el inicio del derribo de los elementos más emblemáticos de la central que ha marcado su historia como municipio y el de todo El Bierzo «es un momento triste porque ya hemos pasado del periodo del carbón y de la central y por desgracia, se nos ha ido ese recurso, esa actividad». Es consciente Cuellas de que tanto en la localidad como en toda la comarca berciana «tenemos que pensar en las otras que nos vienen».

En este sentido, el regidor municipal tiene sus esperanzas puestas en la nueva planta de producción de vidrio que Tvitec pondrá en marcha en el polígono del Bayo con 180 millones de euros de inversión y que creará 250 empleos directos y más de mil inducidos, entre otros proyectos en los que se trabaja en su implantación. «Esto es el futuro, la central y el carbón ya es el pasado, por desgracia», concluyó.