Colectivos ecologistas creen una amenaza la apertura de una pista forestal en la Sierra de la Lastra

Intervención de un buldózer en el monte. /J.L. LEAL
Intervención de un buldózer en el monte. / J.L. LEAL

Reclaman información a los gobiernos autonómicos de Castilla y León y Galicia

ICALPonferrada

Varios colectivos conservacionistas comunicaron este jueves que reclamarán a los gobiernos de Castilla y León y Galicia información sobre la apertura de una pista forestal en la sierra de la Encina de la Lastra, situada en la división entre las provincias de León y Orense. En las últimas fechas, señalan en un comunicado, han detectado trabajos forestales encaminados a la apertura de lo que aparenta ser cortafuegos, que continuarán con la entrada de un buldózer por el área desbrozada hasta Peña Falcoeira.

«Entendemos que de ser un cortafuegos no tiene sentido alguno y puede facilitar la entrada a un área sensible a actividades indeseadas, como el furtivismo, y ser vía de acceso a posibles incendiarios», señalan y denuncian públicamente «la falta de rigor ambiental y técnico en su planificación y ejecución y el riesgo que supone para los valores ambientales que han otorgado a este territorio la protección actual que ostenta».

Los desbroces, argumentan, ya han ocasionado un daño directo en una formación vegetal típicamente mediterránea asentada sobre rocas calizas que tiene una elevada singularidad en el entorno, incluyendo la presencia de algunos endemismos botánicos que a día de hoy se desconoce si se han visto afectados. Además, se ha causado una alteración grave a un paraje que tiene una elevada importancia como corredor ecológico y representa la zona límite de distribución para la población occidental oso pardo (Ursus arctos).

Por otro lado, la fecha de ejecución de estos trabajos es -dicen- la peor posible, teniendo en cuenta que el periodo reproductor para algunas especies y que cualquier alteración del hábitat en estas fechas es altamente perjudicial para las aves. Añaden que la entrada de maquinaria por este paraje pone en riesgo el éxito reproductor de una de las tres únicas parejas nidificantes de alimoche (Neophron percnopterus) en toda esa zona de la península Ibérica, especie declarada en peligro a nivel europeo.