CCRL propone que los parques eólicos previstos en el Bierzo se instalen en terrenos explotados por la minería

El colectivo leonesista reclama beneficios fiscales directos en el precio del agua y la electricidad para las zonas productoras de energía

ICAL Ponferrada

El portavoz del colectivo Ciudadanos de la Región Leonesa (CCRL) en el Bierzo, Alejandro Díez, propuso que los proyectos de energías renovables que proliferan en la comarca acaben instalándose en terrenos explotados por la minería, como la Gran Corta de Fabero, a la que se daría una segunda vida. «El impacto ambiental sería desde luego mucho menor que colocar aerogeneradores en Urdiales de Colinas o Pardamaza», señaló Díez, quien reclamó que las zonas productoras de energía tengan beneficios fiscales directos en el precio de la electricidad o el agua.

En ese sentido, Díez criticó los proyectos eólicos denominados Tureno y Acario, que afectarían a los municipios de Toreno, Noceda del Bierzo e Igüeña, en zonas de alta riqueza ambiental de la sierra de Gistredo. Según destacó, este enclave mantiene uno de los mejores núcleos de oso pardo, urogallo y otras especies propias del noroeste leonés.

Al respecto, los leonesistas piden a las administraciones que muestren la «máxima sensibilidad» con el medio en el que se plantean los proyectos y que la transición energética se lleve a cabo «al servicio de los pueblos y las personas». «Los proyectos energéticos que se ejecuten deben ser para cubrir las necesidades reales de la población de estas comarcas y no las de grandes ciudades», apuntaron.

En la misma línea, insistieron en que los «grandes problemas económicos y de despoblación» que sufren áreas como el Bierzo requieren de «soluciones que generen riqueza y empleo a corto, medio y largo plazo» y criticaron los intentos de «vender los terrenos que secularmente han pertenecido a las juntas vecinales en un intento desesperado de salir hacia adelante sin mirar las consecuencias inmediatas».