Ayuntamiento de Cacabelos.

El PP de Cacabelos denuncia la «ilegalidad» de la delegación de funciones del alcalde

Las advertencias de los 'populares' sobre una posible nulidad llevan al regidor a interrumpir el último pleno ordinario

ELBIERZONOTICIAS Ponferrada

El último pleno ordinario del Ayuntamiento de Cacabelos tuvo que ser interrumpido una vez ya iniciado debido a las advertencias realizadas por los concejales del Grupo Municipal del PP por una posible nulidad del mismo debido a la «ilegalidad» en la delegación de funciones realizada por el alcalde, Junior Rodríguez, desde el pasado 18 de octubre.

A los populares, además de parecerles «intolerable» la pretensión del regidor de gobernar Cacabelos «los viernes», consideran inadmisible «la permanente dejación de funciones de la asesoría legal del Ayuntamiento que, una vez más, deja a los pies de los caballos a quien debe asesorar en sus actos» y aseguran que en la propia sesión plenaria el secretario municipal intentó manipular a los corporativos dando una información falsa. «No podemos seguir tolerando que Junior Rodríguez anteponga sus intereses privados a sus deberes como alcalde de manera ilegal, con la connivencia del asesor legal del municipio que no asesora al Gobierno socialista sobre los atropellos que realiza».

En ese sentido, señalan que el expediente del Decreto de delegación de funciones fue emitido sin informe jurídico y sin advertencia por parte del secretario municipal de que haya realizado sin el asesoramiento del funcionario, «lo que supone una grave irregularidad».

También consideran ilegal la Resolución de Alcaldía al hacer la delegación en la primera Teniente de Alcalde, Doña Cristina García Puerto, de la totalidad de las funciones de Alcaldía sin mencionar las limitaciones a esa delegación recogidas en la ley.

«Todo ello supone un cúmulo de ilegalidades, despropósitos, dejación de funciones, desinterés e incapacidades del Gobierno del Pacto del Chándal que tienen a su disposición todos los medios de asesoría legal interna y externa del Ayuntamiento, pero que por su despotismo caen permanentemente en ilegalidades, que solo entorpecen el buen gobierno del municipio y la toma de decisiones para la administración de los vecinos», concluyeron.