Fiesta ilegal en el pantano de Bárcena. / PMP

El Bierzo se llena cada fin de semana de jóvenes de Valdeorras que huyen de las restricciones de Galicia para disfrutar del ocio nocturno

El alcalde de Puente de Domingo Flórez asegura que la localidad se ha convertido este verano en punto de encuentro, causando molestias a los vecinos y suciedad al prolongar su estancia de madrugada con botellones

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

El Bierzo se ha convertido en un oasis para el ocio nocturno de los jóvenes de la vecina comarca de Valdeorras. Y es que son muchos los que cada fin de semana huyen de las restricciones aprobadas por la Xunta para los locales nocturnos para frenar la expansión del Covid-19 y se deciden a cruzar la frontera que separa la comarca berciana y Galicia para disfrutar de sus ratos de esparcimiento.

Puente de Domingo Flórez, por su cercanía a Valdeorras, se ha convertido este verano en punto de encuentro para las quedadas de los jóvenes gallegos y es ya algo habitual ver las noches de los viernes y sábados como el pueblo se llena para aprovechar las medidas más permisivas de la Junta de Castilla y León que permiten que las terrazas puedan estar abiertas hasta las 2.30 horas a pesar de que el interior de los locales tenga que cerrar una hora antes.

«Aquí se nota muchísimo los fines de semana porque como en O Barco a la una cierran todo se desplazan hacia municipios limítrofes», explica el alcalde, Julio Arias. «Ha sido muy curioso este verano porque las normas han sido más restrictivas allí que aquí», subraya.

El primer edil reconoce que los jóvenes, que incluso llegan en taxis a la localidad, causan algunos problemas de ruido a altas horas de la madrugada dado que una vez superada la hora de cierre de las terrazas prolongan su estancia y organizan botellones en la calle. Incluso en algunos casos huyen de la Guardia Civil de Castilla y León y continúan la fiesta en la localidad vecina de Quereño, perteneciente a Galicia, con lo que ganan así tiempo al obligar a movilizar a la Benemérita gallega. A ello se suma la suciedad provocada por el consumo de alcohol en la calle.

Arias confía en que la situación se normalice de cara a septiembre con el fin de las vacaciones y el inicio del curso escolar. «Creo que nos quedará como mucho este fin de semana y que poco a poco la gente va yéndose a sus lugares de estudio y volvamos a la normalidad», apunta.

Mientras llega ese momento, el alcalde de Puente de Domingo Flórez hace una llamada a la responsabilidad de los jóvenes para que sigan cumplimiento las medidas de seguridad contra el Covid-19 guardando las distancias y llevando mascarilla y también para que respeten el descanso nocturno de los vecinos evitando las molestias por ruidos.

Precisamente la presencia de jóvenes de Valdeorras se dejó notar en la fiesta ilegal que tuvo lugar este último fin de semana en el entorno del pantano de Bárcena que reunió a 700 personas y donde la Policía Local identificó a 89 personas, entre ellas el organizador del evento, un vecino de O Barco de 23 años.