Firma del convenio de colaboración del Consejo Comarcal del Bierzo con la cooperativa Huertas del Sil. / César Sánchez

El Banco de Tierras impulsa un proyecto de 'mentoring' con Huertas del Sil para promover el emprendimiento

Ambas entidades firman un convenio para potenciar la incorporación de los jóvenes al sector agrícola

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

El Banco de Tierras del Consejo Comarcal del Bierzo y la cooperativa Huertas del Sil han firmado este martes un convenio de colaboración para promover el emprendimiento en el sector agrícola de la comarca. El presidente de la institución, Gerardo Álvarez Courel, y el presidente de la cooperativa, José Antonio González, han rubricado un acuerdo convencidos de que «la cooperación entre ambas entidades puede dar un mayor impulso al cultivo, promoción, desarrollo y comercialización de los productos de la huerta berciana», resaltó Courel.

El proyecto, que forma parte de la campaña para el fomento de la horticultura en El Bierzo, puesta «por un sector agrario fuerte y profesionalizado que contribuya a la creación de empleo y que proporcione riqueza y desarrollo en la comarca», subrayó Courel, facilitando la inserción de los jóvenes en el sector agrario, la profesionalización del campo y el aumento de la población en el medio rural.

Así el Banco de Tierras y Huertas del Sil promoverán actividades que reactiven la economía agrícola comarcal propiciando el asentamiento de nuevos agricultores y en especial la incorporación de los jóvenes al sector agrario alimentario y a las iniciativas de asociación y agrupación impulsado la renovación generacional del sector y las destinadas a la apertura de nuevos canales de comercialización «con el correspondiente asesoramiento que permitan al emprendedor obtener el mayor rendimiento económico de su producción agrícola», explicó el mandatario comarcal.

Para ello ambas entidades llevará a cabo programas y acciones de tutorización, formación, asesoramiento y acompañamiento 'mentoring' de aquellas personas que se deseen incorporarse a la actividad agroalimentaria. La primera acción es un proyecto de emprendimiento hortícola y de comercialización kilómetro 0 a través de los principios de la economía social diseñado para servir como programa de tutorización y acompañamiento. La cooperativa tutelará y acompañará a las personas seleccionadas dentro del programa para adquirir las destrezas suficientes en el proceso de producción hortícola y posterior comercialización. A estas personas se les proporcionará todo lo necesario para el desarrollo de la actividad hortícola: finca, planta, selección de productos de cultivo más demandados, abono y fitosanitarios. Asimismo se programarán visitas a parcelas de los socios de la cooperativa.

El representante de Huertas del Sil y el presidente del Consejo, en la firma del acuerdo. / César Sánchez

Courel junto a los representantes de la cooperativa hortícola en la presentación del acuerdo de colaboración. / César Sánchez

stos emprendedores tendrán la oportunidad de unirse a la cooperativa bajo la figura de socio temporal, periodo en el que podrán conocer su funcionamiento y beneficiarse de las ventajas del asociacionismo con un periodo de tiempo pactado en el que podrán decidir si quieren convertirse en socios de pleno derecho.

La segunda fase del proyecto se centrará en la comercialización kilómetros cero que incluye la captación y adscripción al mismo de empresas colaboradoras y entidades que permitan ampliar e impulsar los canales de comercialización existentes con los nuevos emprendedores asociados y el desarrollo del sector.

«Este convenio, que tiene una duración inicial de dos años, nos permitirá, trabajar juntos para el desarrollo y consecución de los principales fines comunes expuestos así como contribuir a la mejor realización de las actividades propias de cada entidad y a la optimización de los recursos materiales y humanos», señaló Courel.

Potenciar la agricultura profesional

El presidente de la cooperativa Huertas del Bierzo, José Antonio González, manifestó la necesidad de potenciar una agricultora profesional en la comarca, una zona especialmente rica pero con «una huerta infrautilizada durante muchísimos años», lamentó. En este sentido destacó las ventajas de potenciar el producto fresco local ampliamenta demandado por clientes particulares y grandes superficies, por lo que animó a sumarse a la iniciativa. «Tenemos una cooperativa funcionando que es una asociación de personas que hace que seamos más fuertes, que consigamos tener más productos, de mejor calidad y con mejor asesoramiento», enfatizó.

La cooperativa Huertas del Sil se puso en marcha hace dos años y cuenta con media docena de miembros. En la actualidad gestiona 1,5 hectáreas de suelo en Fuentesnuevas, Cacabellos y Molinaseca y saca al mercado 80.000 kilos de producción anual que distribuye en fruterías, supermercados y puestos del mercado de abastos y que generan un montante de 60.000 euros. Cuenta con un almacén de 360 etros cuadrados en Camponaraya y tres invernaderos donde recolectan productos de temporada como lechuga, cebolleta y acelga. En un futuro confía en extender su producción a tomate, pimiento, patata y cebolla.