Campamento de las auxiliares de Endesa ante la central de Compostilla II. / César Sánchez

Las auxiliares de Endesa en Compostilla II denunciarán ante Sánchez que llevan tres años «abandonados»

Los trabajadores aseguran que el arranque de As Pontes era algo que se veía venir ante la crisis energética y el cierre de las centrales sin adecuarlo a la compensación de las renovables

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

La plataforma de auxiliares de Endesa en la central de Compostilla II en Cubillos del Sil elevarán este domingo al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, su malestar e indignación tras cerca de tres años en los que han estado «abandonados». «Aquí ni transición, ni justa, ni nada», indicó su portavoz, Alonso Roa. Insisten en que «a esta comarca y a los trabajadores de las auxiliares se les ha abandonado y no se ha hecho absolutamente nada», subrayó.

En este sentido, han vuelto a poner sobre la mesa el incumplimiento de los convenios de Transición Justa firmados con el Ministerio que dirige Teresa Ribera. «Si no existieran lo entenderíamos pero es que no se están cumpliendo y no hay nadie que esté comprobando nada, esta es la realidad que tenemos», indicó Roa.

Los trabajadores recibirán a Sánchez con una pancarta reivindicativa a las puertas del pabellón municipal de Flores del Sil para dejar patente su malestar dado que «nadie está llamando a la gente para ofrecerle soluciones» teniendo en cuenta la difícil situación que atraviesan. «Nos hemos quedado sin trabajo, sin prestaciones y tenemos gente jubilándose perdiendo dinero», subrayó.

Nueva 'vida' para As Pontes

Por otro lado, desde la plataforma aseguran que no les ha sorprendió la decisión de Endesa de adquirir 60.000 toneladas de carbón para a rrancar de nuevo la central de As Pontes «porque el sistema es imposible que aguante» teniendo en cuenta que con la crisis energética y sin térmicas «ahora somos dependientes de Francia, Marruecos y Portugal y cuando necesitan el suministro para sus propios países España queda con el culo al aire», apuntan.

Los trabajadores aseguran que el arranque de As Pontes era algo que se veía venir ante la crisis energética y el cierre de las centrales sin adecuarlo a la compensación energética de las renovables. Vaticinan que la situación que se avecina por precio y competencia del gas anuncia «un invierno muy duro y es normal que tengan que tirar de las térmicas».

No entienden porqué si Endesa y el Ministerio «tenían hasta 2024 o el 2030 para ratificar el cierre lo adelantan a 2020 eso es lo que el incomprensible». Consideran que de haber agotado el plazo hasta el 2030 «eso sí que sería una transición, el cierre de las centrales adecuándolo a lo que se pudiera producir en renovables, pero aquí hemos cerrado antes de que el sistema pueda soportar el cierre».