La ausencia de nombres en las listas del PP a Congreso y Senado siembra el nerviosismo entre sus representantes

Los diputados Eduardo Fernández y Carmen González en la sede del PP. /Campillo
Los diputados Eduardo Fernández y Carmen González en la sede del PP. / Campillo

El presidente provincial, Juan Martínez Majo, desconoce las intenciones de Génova a menos de una semana para que se oficialicen los cabezas de lista

J.C.León

Lo único que se reconoce abiertamente en seno de las filas del Partido Popular (PP) es que «hay codazos» en la carrera por ganar un puesto en las listas del partido popular de cara a la cita electoral del 28A.

«Codazos» y «carreras» para ganarse un puesto en unas listas más codiciadas que nunca y en las que, por el momento, el único nombre que parece tener claro su futuro es el actual diputado Eduardo Fernández.

Tras una larga trayectoria en la Cámara Baja el último 'número 1' al Congreso ya trasladó hace semanas a sus círculos más próximos su intención de acometer la labor educativa en la universidad. Todo ello, también advirtió, a la espera de que se le pudiera requerir en otros cometidos más próximos al ámbito autonómico.

«Subirse al carro»

Apartado de esa carrera por ganarse un puesto en la lista al Congreso lo cierto es que en el PP se recurre a un clásico: «Todos quieren subirse al carro».

«Todos» es «todos», desde quienes en las últimas elecciones ocuparon los puestos de segundo orden hasta quienes consideran que cuentan con aval político suficiente como para entrar de lleno a ocupar el '1'.

En una situación similar se encuentra la lista al Senado. Esther Muñoz, '2' en la última cita electoral, puja con fuerza por hacerse con un hueco en esta carrera. El ímpetu mostrado, el trabajo reivindicativo realizado, y la vehemencia que ha dejado ver en sus intervenciones considera son aval suficiente para mantenerse.

«No lo sé ni yo»

Luis Aznar, 'senador revelación', mantiene su posición de referente en la Cámara Alta. Ninguno de ellos, sin embargo, está refrendado mientras los intensos rumores sitúan a Antonio Silván en esta batalla electoral pese a que éste insista en que su objetivo principal es «ser alcalde de los leoneses».

Ser alcalde no es incompatible con el Senado, pero por el momento tan solo se trata de un rumor. En el PP hoy, los rumores, mandan. Y razones hay para ello.

Apenas unos días atrás un afiliado preguntó al presidente provincial Juan Martínez Majo la situación en la que quedarían las listas al Congreso y el Senado.

La respuesta fue elocuente:

- «No lo sé ni yo», aseguró.