LM en Ponferrada pone en marcha el primer curso de fabricación de palas eólicas para preparar a los aspirantes a conseguir un empleo

El director de la planta de LM Wind Power en Ponferrada, Francisco Vega, durante su comparecencia./César Sánchez
El director de la planta de LM Wind Power en Ponferrada, Francisco Vega, durante su comparecencia. / César Sánchez

Será la única factoría de la compañía en España que ofrezca esta formación no remunerada con la que se creará una bolsa de trabajo

D. ÁLVAREZPonferrada

La planta de fabricación de la empresa LM en la localidad ponferradina de Santo Tomás de las Ollas acogerá a partir del próximo lunes la primera edición del curso de fabricación de palas eólicas en entornos industriales avanzados, que se encargarán de impartir los responsables del centro de excelencia de la factoría. La formación, que no es remunerada, tendrá una duración de 160 horas repartidas a lo largo de cuatro semanas y servirá para crear una bolsa de trabajo formada por personal adecuadamente formado de cara a futuros procesos de contratación, en un programa pionero que en España sólo se desarrollará en la planta de la capital del Bierzo.

En ese sentido, el director de la planta, Francisco Vega, recalcó que la puesta en marcha de este curso supone «un avance significativo tanto para la compañía como para la sociedad berciana». «Los participantes tendrán períodos de adaptación menores en caso de ser contratados, lo que supone una ventaja para la empresa, pero también mejorarán su empleabilidad ante otras industrias y empresas», resumió Vega, que definió la situación como «un gana-gana».

En su primera edición, 16 personas pasarán por esta formación que prevé impartirse de manera continuada y con una periodicidad cuatrimestral. De esta manera, la compañía prevé formar a 50 personas al año en materias como seguridad laboral, gestión de calidad, manejo de maquinaria o gestión digital. Formar parte de esa bolsa de trabajo de empleados capacitados será «la principal vía» de acceso a la empresa, recalcó el director de la planta.

En esa línea, Vega aseguró que el horizonte de la planta de Ponferrada es el de «una previsión de estabilidad a medio y corto plazo» para las dos líneas de producción que en la actualidad dan empleo a más de 750 personas. En cualquier caso, la formación no conlleva un compromiso de contratación, aunque el director de la planta apuntó que el crecimiento del mercado eólico mundial y la reactivación del sector en España son motivos que empujan a ser optimista.

En cuanto a la procedencia de los participantes, éstos provienen de las bolsas de empleo de los programas Tierras Mineras, del proyecto Incorpora, del programa Pemcyl para el empleo de la mujer y de la propia bolsa de empleo de la compañía. Se trata de nueve hombres y siete mujeres, con una edad media de 37 años, aunque entre los aspirantes hay tanto menores de 25 como mayores de 50 años.

Su experiencia profesional está relacionada con sectores como la automoción, la minería, el mantenimiento o la construcción y su nivel educativo varía desde los estudios básicos hasta los grados en ingeniería. «Necesitamos todo tipo de perfiles, no queremos que nadie se quede fuera», remarcó Vega

Centro de excelencia

La puesta en marcha de este curso culmina las labores de un proyecto que arrancó hace tres años con el que la compañía pretendía responder a la ausencia de estudios reglados que hacían difícil encontrar trabajadores adecuadamente formados. Para solucionar este problema, la compañía implantó un esquema de aprendizaje propio que se tradujo en un periodo formativo de cinco semanas por el que ha pasado la práctica totalidad de la plantilla.

Para impartir estos cursos, además, LM puso en marcha su centro de excelencia, unas instalaciones que constan de dos aulas para la formación teórica y una tercera para las labores prácticas en la que un ingeniero y cuatro formadores que se encargan de mejorar la cualificación de los empleados y de entrenarlos en los procesos productivos.

El año pasado, el centro de excelencia de LM en Ponferrada impartió un total de 1.800 horas de formación y también acogió a 70 trabajdores de la nueva planta de la compañía en Turquía. Para este año, está previsto que pasen por las instalaciones varias decenas de empleados de la planta que la empresa proyecta abrir en Francia.

LM abrió su factoría en Ponferrada en el año 2000 y en 2007 llegó a disponer de 1.300 empleados en sus 14 moldes de producción. Tras la crisis, que puso en peligro la continuidad de la factoría, la demanda ha crecido en los últimos cinco años, lo que ha permitido a la planta recuperar la plantilla desde los 150 trabajadores que quedaban en el año 2012 hasta los más de 750 de la actualidad. Durante su existencia, la planta de la capital berciana ha producido más de 20.000 palas eólicas de 31 tipos diferentes, algunas de casi 70 metros de longitud.

Contenido Patrocinado

Fotos