El alcalde de Ponferrada, junto a las concejalas de Hacienda e Infraestructuras, en la presentación del plan de inversiones. / Carmen RAmos

El tripartito de Ponferrada presenta un plan de inversiones de 3,5 millones con cargo a los remanentes de 2020

El programa de renovación de pavimentación con 1.060.000 euros y el pago de la deuda de Gersul con 1,2 millones se llevan el grueso del presupuesto de las actuaciones

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

El tripartito de Ponferrada ha presentado este lunes la propuesta de inversiones por valor de 3.478.218,08 euros con cargo a los r emanentes del presupuesto del ejercicio 2020. El plan de renovación de pavimentación de calles y aceras, la rehabilitación de edificios con fines sociales y el pago de la deuda con Gersul son los tres ejes sobre los que gira el programa de actuaciones, según explicó el alcalde, Olegario Ramón, en la presentación. La propuesta se llevará este martes a comisión y se debatirá en el pleno que se celebrará el viernes día 24.

Tanto el primer edil como la concejala de Hacienda, Mabel Fernández, coincidieron en defender que el plan permitirá llevar a cabo «inversiones absolutamente imprescindibles» como es el caso de la mejora de calles y aceras con un programa de asfaltado de 1.060.000 euros que copa el 32,15% de la partida de remanentes. U na oportunidad para acabar con «24 años de dejación de funciones», indicó Ramón, de los sucesivos gobiernos del PP y para la que pidió precisamente el apoyo de los 'populares'. Una llamada que hizo extensiva también a todos los grupos de la oposición «para apoyar algo que es absolutamente imprescindible para mejorar nuestra ciudad», señaló.

La concejala de Infraestructuras, Carmen Doel, desgranó una por una cada una de las obras previstas en el plan de inversiones de los remanentes de 2020 entre las que destaca la partida de 1.416.000 euros que el Ayuntamiento desembolsará para hacer frente al pago de la deuda con Gersul, de los cuales 290.000 euros se abonarán con cargo al fondo de contingencia. El plan destinará 160.000 euros a la rehabilitación de las casas de los maestros situados junto a los colegios Navaliegos y Campo de la Cruz para destinarlos a viviendas sociales.

La propuesta presentada por el tripartito proyecta la adquisición de una barredora-baldeadora para la recogida de residuos por 230.000 euros, la compra de un camión 4x4 de recogida de basura para el medio rural por 140.000 euros, la realización de actividades arqueológicas en el Castillo de los Templarios con una partida de 63.398 euros.

Olegario Ramón, durante su comparecencia. / Carmen Ramos

En el ámbito deportivo, las inversiones previstas reservan 290.535 euros para cubrir las pistas de padel y de tenis, la construcción de un nuevo circuito de pump track en el barrio de La Placa y la mejora de las cubiertas de las piscinas del Plantío.

Por lo que respecta a Medio Rural, el plan de obras destina 2 01.892,15 euros a la eliminación de pozos negros y un plan de alumbrado, el cincuenta por ciento del presupuesto para cada una de las actuaciones. El equipo de gobierno también destinará una partida de 25.000 euros a cubrir los gastos de parte de mobiliario que se va utilizar con el traslado de los funcionarios municipales al edificio de la Ciuden

El plan de inversiones con cargo a remanentes de 2020 presentado por el tripartito incluye como créditos extraordinarios una partida de 180.000 euros que se destinará a la compensación a la empresa adjudicataria de la ORA para paliar el déficit de ingresos por la suspensión del servicio durante el Covid. A ello se une la adquisición de una acción de Somacyl por el encargo de gestión de conservación y mantenimiento del alumbrado público desde el año 2012.

El alcalde, Olegario Ramón, puso de relieve los casi 21 millones de euros que ha destinado el tripartito a inversiones reales desde que llegó al gobierno municipal y avanzó que «seguiremos trabajando en esta misma línea», consciente de que «la ciudad sigue teniendo necesidades importantes». Asimismo, tendió de nuevo la mano a la oposición y destacó la « vocación de consensuar» del equipo de gobierno con los grupos municipales siempre y cuando la oposición «haga un mínimo gesto».