Acto de colocación de cinco nuevos 'adoquines de la memoria' en Ponferrada./César Sánchez

Acto de colocación de cinco nuevos 'adoquines de la memoria' en Ponferrada. / César Sánchez

Seis nuevos'adoquines de la memoria' recuerdan en Ponferrada a los bercianos represaliados en los campos de concentración nazis

El actor Juan Diego Boto y el presidente de la ARMH participan en el homenaje a quienes «vivieron y murieron defendiendo la democracia»

D. ÁLVAREZ Ponferrada

La plaza del Ayuntamiento de Ponferrada cuenta desde este viernes con seis nuevos 'adoquines de la memoria' ('stolperstein', en el alemán original) en recuerdo de otros tantos bercianos represaliados en los campos de concentración nazis. El actor Juan Diego Boto y el presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (Armh), Emilio Silva, participaron en el acto de homenaje a Miguel Carrete, Antonio García, Eulogio González, Rogelio Canedo y los hermanos Víctor y José Alonso.

Jóvenes alumnos del IES Gil y Carrasco fueron los encargados de dar lectura a las biografías de los homenajeados, antes de colocar los nuevos adoquines en un lugar cercano al que alberga los nueve instalados en el mes de enero. El alcalde, Olegario Ramón, recordó los distintos «actos de memoria» impulsados por el Consistorio a lo largo del mandato y valoró el acto como una muestra de «compromiso con la paz, el recuerdo y la repulsa a la violencia».

Por su parte, el actor Juan Diego Botto recordó que centenares de compatriotas tuvieron que sufrir en los campos de concentración nazis, un lugar que identificó como «la esencia del mal». «La memoria es el faro que nos permite entender el pasado para transitar hacia el futuro», subrayó. En la misma línea, el presidente de la Armh, Emilio Silva, destacó que los protagonistas del homenaje «vivieron y murieron defendiendo la democracia». «La mejor política de memoria se hace en las aulas», dijo, señalando al instituto que se alza en la plaza.

El acto de homenaje también contó con la presencia de familiares de las víctimas, así como de los responsables de la iniciativa 'Stolperstein' en Madrid, donde existen 53 de estos 'adoquines de la memoria'. Tras colocar el primero hace 30 años en Colonia (Alemania), en estos días la iniciativa alcanzará los 100.000 adoquines instalados en diferentes ciudades europeas.

Memoria viva

Miguel Carrete se exilió a Francia y fue deportado al campo de Berger-Belsen, donde murió en noviembre de 1944. También exiliado en Francia, Antonio García fue arrestado en marzo de 1944 y deportado a Neuengamme, campo liberado por las tropas aliadas en mayo del año siguiente. Eulogio González fue detenido en Toulouse en julio de 1944 y deportado a Buchenwald, dónde estuvo retenido hasta la liberación del campo en abril de 1945.

Por su parte, Rogelio Canedo fue deportado a Mauthausen en abril de 1941, donde pasó cuatro largos años hasta la liberación del campo en mayo de 1945. Por último, los hermanos Alonso también fueron internados en Mauthausen junto a un centenar de prisioneros españoles que trabajaban en los bosques de la zona. En mayo de 1945, ambos recuperaron la libertad gracias al avance de las tropas aliadas y a la derrota militar del régimen nazi.