Hueco que dejaron los ladrones tras hacerse con la placa de la unión entre Ponferrada y Japón. / Carmen Ramos

Roban la placa en homenaje a las relaciones de Ponferrada con Japón situada a las puertas del Castillo de los Templarios

El director de los museos de la capital berciana ha puesto en conocimiento de la Policía Local la desaparición de la lámina de acero / El Ayuntamiento anuncia que será reemplazada para ocupar de nuevo su lugar junto a los tres cerezos plantados en la ladera de la fortaleza en 2018

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

La placa en homenaje a las relaciones de Ponferrada con Japón situada a las puertas del Castillo de los Templarios ha desaparecido. Tan solo el gran hueco dejado por los asaltantes tras hacerse con el 'botín' en plena calle da fe de que en su día ese espacio estuvo ocupado como símbolo del inicio de las relaciones culturales y económicas con el país del sol naciente.

El director de los museos de la capital berciana, Javier García Bueso, ya ha puesto en conocimiento de la Policía Local el robo de la lámina de acero de cuya desaparición se tuvo conocimiento hace apenas un mes, concretamente a finales de junio, y del cual son testigos los vecinos y visitantes que cada día se asoman a conocer la fortaleza de la capital berciana.

La lámina de acero estaba situada en la ladera de la fortaleza templaria. / Carmen Ramos

Desde el Ayuntamiento ha explicado a elbierzonoticias que la intención es reponer la lámina de acero en el lugar que ha ocupado en los últimos tres años tras su instalación en mayo de 2018 en la conmemoración del 150 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre el país nipón y España.

El acto, que se celebró en el mes de mayo bajo la presidencia aún de la anterior alcaldesa, Gloria Fernández Merayo, contó con la presencia de representantes de la embajada de Noruega y de la delegación japonesa integrada por representantes de la Ruta de los 84 templos de Shikoku y de la Sociedad Hispánica de Yokohama, coincidiendo con el inicio de su peregrinación a Santiago de Compostela.

Hasta que la placa se reponga en su lugar tres cerezos plantados en la ladera de la fortaleza templaria mantienen viva esa unión entre Ponferrada y Japón.