Ribera (1I) junto al director de Ciuden, la delegada del Gobierno en Castilla y León y el alcalde de Ponferrada visitando la antigua central./César Sánchez

Ribera (1I) junto al director de Ciuden, la delegada del Gobierno en Castilla y León y el alcalde de Ponferrada visitando la antigua central. / César Sánchez

El proyecto 'La Térmica Cultural' convertirá la antigua central de Compostilla I en un centro multiuso vinculado a la historia minera

El Gobierno central invertirá 1,3 millones de euros antes de final de año en el equipamiento de la instalación que albergará exposiciones, congresos y programas formativos y estará abierto a la cultura de la zona

D. ÁLVAREZ Ponferrada

La ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y vicepresidenta tercera del Gobierno, Teresa Ribera, presentó este jueves en Ponferrada el proyecto 'La Térmica Cultural', una iniciativa de de ocio, cultura y formación que prevé invertir 1,3 millones de euros antes de final de año para convertir las instalaciones industriales de la antigua central de Compostilla I en un equipamiento ciudadano multiuso vinculado a la identidad minera de la zona.

Según adelantó Ribera, el proyecto 'La Térmica Cultural' gira en torno a cuatro grandes ejes de actuación. Por un lado, el espacio albergará actividad museística y de exposiciones. En segundo lugar, funcionará como centro de congresos, foros, jornadas y eventos de distintas temáticas. Además, el nuevo espacio también acogerá programas de formación y capacitación digital y talleres vinculados a los procesos de transición justa y reto demográfico. Por último, se creará un espacio abierto a la cultura y las asociaciones que pretende servir como «hervidero de ideas».

En ese sentido, el equipamiento se concibe como un «espacio para todos» desde el que acercar la cultura a los ciudadanos y que permita facilitar el intercambio social y cultural. Uno de los objetivos en esa línea es convertirse en «centro neurálgico de la red cultural de transición justa», ofreciendo apoyo a los jóvenes artistas de estos territorios, que dispondrán además de un espacio de gran singularidad arquitectónica para presentar sus propuestas.

Del mismo modo, los responsables del proyecto esperan que «contenido y continente se retroalimenten», con espacios destinados a mantener la identidad, el patrimonio y la memoria de las zonas mineras. Al respecto, Ribera subrayó el «simbolismo» que supone inundar la antigua nave de calderas, rebautizada como sala Fuego Verde, con helechos arborescentes de más de 300 años.

En la misma línea, el espacio albergará una exposición permanente sobre energía y civilización y ya mantiene conversaciones con la Fundación Endesa para instalar una muestra que repase la historia de este edificio que vio nacer a la compañía nacional de electricidad, así como una «experiencia inmmersiva e interactiva» sobre el funcionamiento de una central de carbón.

Galería.

Gran auditorio y centro de documentación

Según el diseño dado a conocer, la nave de turbinas albergará un gran auditorio en el que se llevará a cabo una programación cultural propia, en coordinación con el Ayuntamiento de Ponferrada. Además, también se creará en el edificio un centro de documentación especializado en materia energética, con planos y documentos relacionados con la historia de empresas como la Minero Siderúrgica de Ponferrada (MSP).

En el ámbito de la formación, La Térmica Cultural acogerá los programas mixtos de formación y empleo que permitan obtener el certificado de profesionalidad de mantenimiento de jardines, con la intención de implantar nuevos programas formativos vinculados a la energía, al agua y al medioambiente. Además, habrá otros cursos de capacitación digital relacionados con el reto demográfico.

En cuanto al calendario, está previsto que 'La Térmica Cultural' abra sus puertas a principios de 2023, ya que la transformación arquitectónica del edificio está concluida y sus espacios interiores están listos para albergar las actividades previstas. De este modo, la inversión prevista en el entorno se destinará a la adecuación de 39.000 metros cuadrados de zonas verdes, la creación de accesos peatonales y vías de comunicación con el barrio de Compostilla y la puesta en marcha de una nueva zona de aparcamiento para coches y bicicletas. Los trabajos se iniciarán a principios del próximo verano.

El acto contó con la presencia, entre otros, de la delegada del Gobierno en la Comunidad, Virginia Barcones; la directora del Instituto para la Transición Justa (ITJ), Laura Martín; el subdelegado del Gobierno en León, Faustino Sánchez; el presidente de la Diputación, Eduardo Morán; o el presidente del Consejo Comarcal del Bierzo, Gerardo Álvarez Courel. También acudieron a la presentación del proyecto los alcaldes de los municipios en zonas de transición de Castilla y León, así como representantes de la Fundación Santa Bárbara y la Universidad de León (ULE).