Tania Paz, directora de Proyecto Hombre-Fundación Cals./E. S. D

Tania Paz, directora de Proyecto Hombre-Fundación Cals. / E. S. D

Proyecto Hombre atiende a más de mil personas en León y Ponferrada: la adicción al juego se suma a las lacras de alcohol y cocaína

La mayoría de jóvenes que acudieron al centro fue tras recibir multas por posesión y consumo de cannabis | ...

E. S. Domínguez
E. S. DOMÍNGUEZ León

Proyecto Hombre León-Fundación Cals atendió a 1.058 personas en sus centros de León y Ponferrada dentro de sus tres áreas de acción: prevención, tratamiento e inserción socio-laboral. Al consumo de alcohol y cocaína, principales causas que llevan a una persona a acudir a esta institución, se le suma el juego, una nueva adicción que no para de crecer en los últimos años, especialmente en su variante online.

Tanía Paz, directora de Proyecto Hombre León-Fundación Cal, confirma que los datos de atención han sido similares a los años previos, sin tener en cuenta el parón de 2020 causado por la pandemia del coronavirus. No obstante, Paz sí precisa que durante el pasado curso sí notaron «un aumento en las atenciones de menores, especialmente en el apartado de prevención, sobre todo cuando son derivados desde los hospitales de la provincia por consumo de alcohol o drogras. «Entre los menores, el cannabis sigue siendo la droga más consumida; de hecho, muchos llegan hasta nosotros tras haber sido multados por estar en posesión de esta droga», precisa Paz.

Las adicciones siguen golpeando más a los hombres

De acuerdo con las cifras facilitadas por Proyecto Hombre, las adicciones siguen golpeando más a los varones que a las mujeres. «Un 80% de las atenciones que realizamos por consumo de drogas o juego corresponde a hombres», matiza Paz. En este mismo sentido, la directora de la institución indica que «las mujeres son minoría, pero su cifra ha aumentado en los últimos años; entendemos que también acuden menos a nosotros porque encuentran barreras relacionadas con el género».

De las 54 personas que formaron parte del proyecto Ícaro, destinado al tratamiento de personas adultas con adicción a sustancias psicoactivas, 46 eran hombres y 8 mujeres.

El alcohol y la cocaína siguen siendo mayoritarias, mientras que los usuarios que llegan por consumo de heroína son muy esporádicos.

Crece la adicción al juego online

Las personas con problemas derivados del juego presencial siguen siendo mayoría en los centros de León y Ponferrada de Proyecto Hombre. Sin embargo, Tanía Paz precisa que «las atenciones por adicción al juego online comienzan a ser incipientes».

Las personas que padecen ludopatía rara vez solicitan ayuda de forma inmediata, explican desde la organización. Pocas veces baja de una década hasta que esas personas son conscientes de su problema e intentan ponerle coto. «Las personas con problemas de juego, las tragaperras siguen siendo el principal foco de adicción, que acuden a nosotros llegan con muchos problemas, especialmente de índole económico, ya que las deudas por juego pueden llegar a ser muy grandes y solventarlas es un proceso de muchos años». En 2021, 17 hombres y 1 mujer fueron atendidos por dicha cuestión en Proyecto Hombre León-Fundación Cal.

Perfil del usuario

Solo una ínfima parte de las personas que acuden a Proyecto Hombre lo hacen de 'motu proprio', casi todas llegan por un factor externo, mayoritariamente por la presión ejercida desde el ámbito familiar.

«Nuestra labor es conseguir que esa obligatoriedad que sienten al venir aquí se convierta en un acto voluntario, algo que suele lograrse con el paso del tiempo», precisa Tania Paz.

Inserción Laboral

Una de las áreas fundamentales en Proyecto Hombre León, amén de la prevención y el tratamiento, es la inserción socio-laboral. El año pasado, la organización de carácter social atendió a 187 personas, 79 mujeres y 108 hombres.

«El índice de contratación de las personas que han estado en el proyecto de inserción laboral ha alcanzado el 80% durante el 2021. Un proceso en el que no solo consiguen trabajo, sino que aprenden a mantenerlo», concluye Tania Paz, directora de Proyecto Hombre León.