Presentación del proyecto 'Ponferrada 4.0 Aire Limpio y Calidad de Vida' en el Ayuntamiento./Carmen RAmos

Presentación del proyecto 'Ponferrada 4.0 Aire Limpio y Calidad de Vida' en el Ayuntamiento. / Carmen RAmos

Ponferrada presenta un proyecto de 3,7 millones a fondos europeos para crear una Zona de Bajas Emisiones (ZBE) que remodelará el centro de la ciudad

La iniciativa, que contempla también la implantación de una red de movilidad para bicicletas y Vehículos de Movilidad Personal (VMP), se extenderá desde la plaza de Lazúrtegui de forma perimetral a las zonas de la Puebla Sur y Norte / Incluye la creación de aparcamientos disuarios en el aparcamiento del antiguo Carrefour y del Museo del Ferrocarril, con 1.185 plazas

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

El equipo de gobierno del tripartito en Ponferrada ha presentado este lunes el proyecto para poner en marcha una Zona de Bajas Emisiones (ZBE) y una red de movilidad para bicicletas y Vehículos de Movilidad Personal (VMP). La iniciativa bautizada como 'Ponferrada 4.0 Aire Limpio y Calidad de Vida' tiene un presupuesto global de 3.784.110.44 euros, 2.814.627,60 euros serían subvencionables con cargo a los fondos Next Generation de la UE mientras que el Ayuntamiento debería aportar un importe de 969.482,4 euros, que se corresponden con el IVA y el 10% de la iniciativa, según explicó el alcalde, Olegario Ramón, en la presentación que tuvo lugar este lunes..

La Zona de Bajas Emisiones (ZBE) se extenderá en un tramo de seis kilómetros desde la plaza de Lazúrtegui de forma perimetral a las zonas de la Puebla Sur y Norte y contempla la remodelación de la avenida de la Puebla y las calles Real, Eladia Baylina y Antolín López Peláez para convertirlas en semipeatonales. A ellas se une la calle Navaliegos que en este caso pasará a ser peatonal. La previsión del Ayuntamiento es que la ZBE se ponga en marcha en el año 2022, tal y como avanzó Ramón, que destacó que se tratará de actuaciones plurianuales que se prolongarán hasta el año 2024.

La implantación de la ZBE contempla la creación de un control de accesos para vehículos, señalización convencional e inteligente, control de estacionamientos y también de la calidad del aire con cinco estaciones. Asimismo se habilitarán estacionamientos disuarios en el aparcamiento del antiguo Carrefour y del Museo del Ferrocarril, con 1.185 plazas y en los que se establecerán un control para conocer las plazas disponibles que hay en cada momento. «Permitirán a las personas que tengan vehículos contaminantes y que en ese momento no puedan acceder estacionar su vehículos de forma gratuita y acceder caminando, en bicicleta o en vehículo de movilidad personal a la Zona de Bajas Emisiones», apuntó uno de los técnicos municipales.

Zona de Bajas Emisiones (ZBE) de Ponferrada. / Carmen RAmos

Red para bicicletas y Vehículos de Movilidad Personal (VMP)

El proyecto contempla también la implantación de una red de movilidad para bicicletas y Vehículos de Movilidad Personal (VMP). «Es una realidad que está en la calle que cada vez tenemos más vehículos de este tipo y tenemos que darle una solución de circulación segura en las calles», indicó el técnico municipal, Fran Jordán. El objetivo es que estos vehículos «se bajen de las aceras y situarlos en la calzada», subrayó.

El plan, que está en su fase final de redacción, viene a sustituir al 'Ponferrada Pedalea' del Plan de Movilidad de 2012. Fundamentalmente consiste en aprovechar la red viaria con una iniciativa que abarca toda la ciudad y que propone «rutas tranquilas» hacia centros atractores de viajes como es el caso del Hospital del Bierzo, el PIB o la Universidad. Se trata de «compartir el espacio vial con el vehículos privado» con ciclocalles y ciclocarriles de cara a «pacificar» el tráfico, algo que se ya se ha conseguido en parte con la entrada en vigor de la zona 30. Así, se instalarán marcas viales en la calzada para «empoderar al ciclista» y facilitar la convivencia de bicicletas y vehículos.

Red de movilidad para bicletas y Vehículos de Movilidad Personal. / Carmen RAmos

El alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón, avanzó que esta actuación se llevará a cabo en el año 2023 y en el año 2024 está previsto que se acometan las actuaciones relativas a los aparcamientos disuasorios. Asimismo, destacó que el proyecto es obra del equipo multidisciplinar de técnicos del Ayuntamiento bajo la coordinación de los concejales de Desarrollo e Innovación, Pedro Fernández y Mabel Fernández y también propia Alcaldía. En este sentido, agradeció el «trabajo enorme» desarrollado por todo el equipo municipal implicado y se mostró convencido de que «hemos elaborado un buen proyecto que tiene opciones reales de ser seleccionado», teniendo en cuenta que la ciudad cuenta ya con actuaciones previas como es el caso del Plan de Movilidad Urbana Sostenible, tener ya avanzado el plan ciclista o haber ya extendido una red de sensores de CO2 en varios puntos de la ciudad. «Son realidades que nos hacen tener una puntuación mejor que otros ayuntamientos», concluyó.

A tenor de los plazos de la convocatoria de Mitma, desde el Ayuntamiento confía en que «no más allá» del mes de noviembre pueda conocerse la resolución dado que antes del mes de abril de 2022 deberán licitarse todas las actuaciones.