El alcalde y la concejala de Infraestructuras visitaron las obras de urbanización y renovación integral de la calle Estafeta./Carmen Ramos

El alcalde y la concejala de Infraestructuras visitaron las obras de urbanización y renovación integral de la calle Estafeta. / Carmen Ramos

Ponferrada pone en valor la calle Estafeta del Casco Antiguo con una inversión de 160.000 euros

El alcalde y la concejala de Infraestructuras visitan las obras que permitirán recuperar uno de los viales más emblemáticos de la zona histórica de la ciudad

Carmen Ramos
CARMEN RAMOS Ponferrada

Ponferrada avanza en la puesta en valor de su Casco Antiguo. El alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón, y la concejala de Infraestructuras, Carmen Doel, visitaron este miércoles las obras de urbanización y renovación integral de la calle Estafeta, situada en el barrio de San Andrés. Unos trabajos que permitirar recuperar uno de los viales más emblemáticos de la zona antigua de la ciudad, cuyo deterioro estaba muy avanzado tras medio siglo sin que se actuara en ella.

«Se trata de una obra importante en un entorno también importante», señaló Ramón, que explicó que los trabajos, adjudicados a la empresa Acoval, cuentan con una inversión de 160.000 euros -salió a licitación por 220.000 euros- y un plazo de ejecución de cuatro meses, por lo que «lo probable es que a lo largo del mes de enero la obra esté finalizada», apuntó el pirmer edil.

La actuación afecta a un tramo de unos 90 metros de calle. Un espacio «en el que no se había actuado más que con algunos parches desde hace 50 años», resaltó el regidor de la capital berciana, lo que hacía que la vía se encontrara «en muy mal estado», lamentó.

Las obras permitirán renovar en su integridad la red de abastecimiento de agua con un colector de 31,5 centímetros, con conexión nueva en todos los edificios y conectando también la bajante de las aguas pluviales a la propia red de saneamiento de todos los inmuebles aleaños. Además, se instalarán rejillas a lo largo del trazado en el centro y también en los cruces con otras calles de lado a lado para evitar problemas ante posibles aluviones.

También se renovará en su integridad la red de abastecimiento con una tubería de polietileno de 11 centrímetros, así como todas las acometidas domiciliarias. Asimismo, los trabajos contemplan el soterramiento de una línea de baja tensión.

La actuación en superficie es de 600 metros cuadrados. En cuanto al firme de la calle, que apenas tiene tráfico tan solo de acceso a los garajes de los residentes, la vía tendrá una parte central de hormigón impreso y los laterales serán de adoquín de granito en los mismos colores que la fase anterior para que no desentone.

El alcalde de Ponferrada destacó la importancia de unas obras que permitirán «poner en valor una calle muy deteriorada» del Casco Antiguo de la ciudad, concluyó.