Paseo en silla de ruedas de Ambi, con la participación del alcalde de Ponferrada./César Sánchez

Paseo en silla de ruedas de Ambi, con la participación del alcalde de Ponferrada. / César Sánchez

Ponferrada pone a prueba su accesibilidad

El alcalde apunta que, aunque se ha avanzado en esta materia en la ciudad, «aún queda mucho por hacer»

Esther Jiménez
ESTHER JIMÉNEZ Ponferrada

La Asociación de Personas con Discapacidad Física del Bierzo (AMBI) celebró este viernes, 3 de diciembre, Día Internacional de las Personas con Discapacidad, su tradicional paseo en silla de ruedas para comprobar las dificultades que se encuentran cada día estas personas en las ciudades.

Dificultades que también se trasladan a edificios públicos de la ciudad y de localidades del medio rural o edificios de otra índole, como oficinas bancarias, según explicó el presidente de AMBI, Emilio Moreda. «En alguno de ellos nos encontramos con situaciones un poquito complicadas, tanto en el acceso al propio lugar como dentro, para realizar cualquier trámite en nuestra vida cotidiana», apuntó.

En sus décimo cuartas Jornadas contra Barreras, AMBI ha elegido la Plaza de Julio Lazúrtegui para ese tradicional paseo, puesto que «consideramos que también es una de las zonas que necesitamos que se mejore un poco», añadió Moreda que cree que, aunque se han realizado mejoras a lo largo de los años, «si son las vigésimo cuartas jornadas es porque Ponferrada todavía necesita más».

En el mismo sentido se expresó el alcalde de la capital berciana, Olegario Ramón, que fue uno de los participantes en esta actividad. El regidor señaló que en la ciudad durante años s e ha hecho obra pública «sin tener en cuenta los problemas de accesibilidad, estoy hablando de que ni siquiera haya rebajes en pasos peatones o que los rebajes sean inasumibles para una persona en silla de ruedas».

De hecho, Ramón indicó que en la zona de la plaza Lazúrtegui, que es relativamente nueva, «existen esos problemas porque un bordillo de dos o tres centímetros para una persona en silla de ruedas es un mundo». Por otro lado, recordó las inversiones realizadas por el Consistorio para mejorar la accesibilidad en la ciudad, como el millón de euros en la zona del Temple o una actuación de cerca de 50.000 euros en el barrio de los Judíos, además de los rebajes realizados por la brigada de obras en diferentes pasos de peatones, un total de 106.

Por su parte, la concejala de Bienestar Social, Lorena González, aseguró que el PGOU de la capital berciana «no ha tenido en cuenta la perspectiva de las personas con movilidad reducida y estamos viendo como hay obra nueva que evidentemente no cumple con la Ley de Accesbilidad». Aún así consideró que se están dando pasos para eliminar estas barreras «y hay que seguir avanzando en ese sentido».