Superficie quemada en el incendio de Montes de Valdueza.

Ponferrada estudiará si pide la declaración de zona catastrófica para los Aquilianos

El equipo de Gobierno pide lealtad institucional a la oposición por sus críticas al retraso de la puesta en marcha del Plan de Ordenación Forestal

Esther Jiménez
ESTHER JIMÉNEZ Ponferrada

El Ayuntamiento de Ponferrada estudiará la posibilidad de solicitar la declaración de zona catastrófica en los montes Aquilianos después del incendio que todavía no está extinguido pero sí controlado y que ha calcinado unas 1.400 hectáreas.

En ese sentido, el alcalde, Olegario Ramón, explicó que primero es necesario valorar los daños efectivos provocados por el fuego para ver si se dan las circunstancias para solicitar esa declaración.

Así, lo primero que hará el equipo de Gobierno es reunirse el próximo lunes con los pedáneos y alcaldes de barrio para ver «los daños que se han producido, colmenas, ganado, superficie forestal aprovechable por particulares». Una vez realizada esa primera valoración, se podrá determinar si se cumplen las condiciones, «que exigen un grave daño patrimonial o incluso a las personas».

Lo que tiene claro el regidor es que un tema tan grave como es un incendio, «que es una tragedia medioambiental», no puede ser utilizado por la oposición «para hacer crítica política», en referencia a las quejas por el retraso de la puesta en marcha del Plan de Ordenación Forestal.

Ramon explicó que debido a los incendios de 2005 se decidió elaborar en el Ayuntamiento de Ponferrada un plan forestal que se presentó en 2007. La Junta no lo aprobó «y se guardó en un cajón hasta 2018. Desde 2007 a 2018 pasaron varios equipos de Gobierno, también del PP y de Folgueral».

Después, tras el incendio en la Tebaida en 2017 se reactivó la elaboración del plan «y en 2018 y 2019 hay muchas sesiones de trabajo con el equipo de Gloria también y nosotros continuamos con ese trabajo, de manera que ese trabajo se finaliza en diciembre de 2019 y sale a exposición pública. En enero de 2020 se acaban las alegaciones y se envía a la Junta», añadió el regidor, que señaló que desde entonces y hasta ahora el proyecto ha ido a la Junta hasta en cuatro ocasiones, requiriendo modificaciones, en ocasiones «técnicamente complejas» y en otras «excesivas», como el cambio de nombres de los responsables de la Junta.

Ramón está de acuerdo en que el plan está teniendo un largo recorrido y sigue sin aprobar «pero también digo que se ha estado trabajando de continuo en el plan. Aún así, si a la cuarta fuera la vencida y el servicio de Medio Ambiente de la Junta diera su visto bueno «todavía el recorrido que tendría que realizar es exposición pública de nuevo, 15 días, resolver alegaciones y una vez hecho esto se tendría que mandar a la Dirección General, aprobación y publicación en el Bocyl. Pero se ha estado trabajando de continuo, también en la segunda mitad del mandato del anterior equipo de Gobierno», concluyó.