Nueva iluminación en el puente García Ojeda de Ponferrada./E.Jiménez

Nueva iluminación en el puente García Ojeda de Ponferrada. / E.Jiménez

Ponferrada estrena la nueva iluminación del puente García Ojeda tras invertir 102.000 euros

La infraestructura cuenta ahora con 24 proyectores que iluminan sus dos bóvedas de hormigón con el objetivo de realzar y dar más relevancia a la zona

Esther Jiménez
ESTHER JIMÉNEZ Ponferrada

La capital berciana estrenó este jueves por la noche la nueva iluminación del puente García Ojeda, una de las infraestructuras más relevantes de la ciudad ya que es paso obligado para llegar al Castillo de los Templarios, el principal reclamo turístico ponferradino.

El alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón, fue el encargado de presentar esta actuación, realizada por la empresa Elagás, con una inversión de 102.000 euros, en una infraestructura que, «sin ser histórica, desde el punto de vista de la ingeniería tiene gran interés».

El regidor explicó que este puente se encargó en el año 1969 y se inauguró en el 71. Fue diseñado por el ingeniero José Antonio García y en la ejecución le ayudó Gerardo Melo, que era el ingeniero jefe de la Diputación Provincial de León. Costó 20 millones de las antiguas pesetas y se caracteriza, además de por las dos bóvedas que tiene, por el uso del hormigón, «que ha permitido que perdure en el estado bastante bueno que tiene en la fecha», añadió Ramón.

La obra, que no ha requerido ninguna intervención de restauración en la infraestructura, ha consistido en la instalación de 24 proyectores para iluminar las dos bóvedas, que cuentan cada una con seis arcos. También se ha iluminado la plataforma del puente, que son 105 metros en cada sentido, «y la verdad creemos que es realmente llamativo», indicó el alcalde.

Este alumbrado ornamental contribuye, según el primer edil, «a realzar tanto el puente como la zona», y continuará en otras instalaciones municipales. La siguiente será la Casa Consistorial, una actuación que ya se encuentra en licitación, y después, con toda probabilidad, el puente Cubelos. Todo ello con el objetivo de hacer de Ponferrada «una ciudad más amable, más habitable, una ciudad donde sea apetecible desarrollar un proyecto de vida».