El alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón (D), descubre una placa en memoria del escultor Pablo Voces (I)./CÉsar Sánchez

El alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón (D), descubre una placa en memoria del escultor Pablo Voces (I). / CÉsar Sánchez

Ponferrada creará un «nuevo itinerario cultural» con 30 lugares de interés y memoria de la ciudad

El alcalde descubre una placa en recuerdo al artista Pablo Voces en la glorieta de la Pizarra

D. ÁLVAREZ Ponferrada

El alcalde de Ponferrada, Olegario Ramón, anunció este jueves que el Área de Cultura y Patrimonio del Ayuntamiento trabaja en un plan para señalizar, tanto de forma física como a través de un mapa virtual interactivo, una treintena de monumentos y lugares de interés y memoria de la ciudad. El proyecto contará con consignación presupuestaria para desarrollarse a lo largo de 2023 y creará un «nuevo itinerario cultural» en la capital berciana, explicó el regidor, durante el descubrimiento de una placa en recuerdo al artista fallecido en 2020 Pablo Voces, autor de la escultura que preside la glorieta de la Pizarra.

Con este acto, explicó el alcalde, la ciudad salda una deuda con quien dirigió su Escuela Taller entre 1993 y 2002 y a quien se deben numerosos trabajos y obras ornamentales, como la celosía que soporta la glicinia que crece junto al Museo de la Radio, la escultura de la gota de sangre que preside la glorieta de los Donantes o la silueta de la ermita del Sacramento que complementa el grupo escultórico de Las Pimenteras. «Es de justicia que la gente conozca quién hizo estas obras», señaló Ramón, que valoró que el trabajo de Voces sirvió para «hacer una Ponferrada mucho mejor».

Nacido a finales de la década de 1950 en La Barosa, una pequeña pedanía del municipio de Carucedo, Voces se formó en el Instituto Politécnico Virgen de la Encina (Ipove), conocido popularmente como La Sindical, en la especialidad de maestro industrial en Calderería y Estructuras Metálicas. Tras ingresar en la plantilla municipal, estuvo al frente de la Escuela Taller, que se había puesto en marcha bajo la batuta de Ángel Ruiz, entre 1993 y 2002.

Esta antigua fábrica de curtido de pieles construida en el año 1900 es hoy un centro de formación dotado con aulas y talleres, en los que se imparte formación en carpintería, albañilería y soldadura. Posteriormente estuvo ligado al Instituto Municipal de Formación y Empleo (Imfe), como responsable de los programas de formación de este organismo.